El otro día caminaba tranquila muy temprano, más o menos a las siete de la mañana, y algo que se movía en una vidriera me llamó la atención. A esa hora no había ningún comercio abierto y, sin embargo, ese local no tenía bajas las persianas y se podía ver hacia adentro. Eso que me llamó la atención era un gato desperezándose, estaba exhibido, colocado directamente frente al vidrio para que todos los que pasaran pudieran mirarlo.

Foto: www.artigoo.com
Foto: www.artigoo.com
Yo seguí caminando, pero me quedé con una sensación rara, porque me quedé pensando en todos los ruidos de los autos (era una calle bastante concurrida), los murmullos de la gente, alguna que otra persona tocando o golpeando el vidrio, la luz del sol haciendo efecto lupa contra el vidrio y las demás situaciones inexplicables que habrá vivido el pobre animal. ¿Qué pensarán todas las personas que lo vieron? Que un ser vivo sea tratado como un producto es injusto pero está naturalizado. Es crueldad pura desde la reproducción, la comercialización y, lo que lo empeora, la exposición.
El viernes 6 de septiembre fue presentado ante la Legislatura un proyecto de ley para fomentar la prohibición, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de la exhibición de animales para su venta. Dicho proyecto fue impulsado por la Asociación Animalista Libera de Argentina junto con Adrián Camps, del Partido Socialista Auténtico.
Foto: www.eldiario.net
Foto: www.eldiario.net
Desde Libera manifiestan que una modificación de este género generaría una mutación en la estructura de todo tipo de comercios que llevan adelante esta actividad, así como las ferias que se realizan en el espacio público, y que este cambio permitiría que se respete un poco más la vida del animal expuesto a una situación de ansiedad, tensión y angustia. Además, comentan que puede funcionar como filtro para las «compras compulsivas» al ver al animal encerrado, que devienen en la falta de cuidado y el abandono.
La organización abrió una junta de firmas para recibir apoyo con el objetivo de llegar a los diez mil firmantes, y va a ser enviada a la presidente de la Legislatura Porteña, María Eugenia Vidal; al presidente de la Comisión de Salud, Jorge Guillermo Selser; y al presidente de la Comisión de Desarrollo Económico, Alejandro Amor.
La petición ya tiene mi firma y te invito a sumarte por el cambio a través del formulario que está en el Facebook de la Asociación Animalista Libera Argentina.

Deja una respuesta