Desde el 30 de octubre se desarrolla la 13° edición de la Feria del Libro Antiguo de Argentina en la planta baja del Centro Cultural Kirchner. En la misma, la Asociación de Libreros Anticuarios de Argentina (ALADA) expondrá ejemplares de libros antiguos, raros o escasos, algunos incluso autografiados por sus autores.

¿Qué es un libro antiguo?

“Un libro es considerado antiguo cuando tiene más de 100 años, aunque también entran en la categoría de librerías anticuarias los que, por su rareza, belleza u otras características y ediciones más nuevas, aunque sean del Siglo XX”, explica Elena Padín de la librería Helena de Buenos Aires, que estará presente en la feria.

Entre algunos de los textos antiguos podemos mencionar “las primeras ediciones de Jorge Luis Borges, Julio Cortázar y Federico García Lorca. Estas ediciones, los firmados o dedicados por los autores, los hermosamente ilustrados o encuadernados con fineza por verdaderos artistas de esta disciplina” son algunos de los que se encuentran en estas colecciones.

Entre los motivos que hacen que un libro sea escaso y tenga más valor para un coleccionista pueden ser “que la tirada haya sido muy corta, a veces de 10 o 20 ejemplares. Las ediciones pueden haber sufrido pérdidas como, por ejemplo, las guerras y el clima, ya que la humedad o el calor en exceso los dañan. Las polillas que los carcomen también pueden destruir un libro en pocos meses”, enumera Padín.

Pese a que ser un objeto de colección no implica que siempre el valor económico sea inalcanzable, “uno puede conseguir un libro cuya edición cuenta ya con 40 años a mitad de precio de alguna reedición de hace un mes. Hay algunos que por su rareza alcanzan valores muy altos, entonces se convierten en libros de alta colección. Un ejemplar de ‘Recuerdos de Provincia’ de Domingo Faustino Sarmiento con dedicatoria del propio autor vale un dinero distinto que uno de la misma edición, pero sin firma, o una edición del 50”, explica Padín.

Otro aspecto a tener en cuenta sobre el precio de esos ejemplares tiene que ver con la materia de a la que se refiera el libro y su antigüedad. “Uno puede ser coleccionista de obras de anatomía del Siglo XVII y XVIII, con grabados y, entonces, es posible que estos libros no sean de un valor muy bajo. Sin embargo, uno puede coleccionar libros de historia argentina del Siglo XIX y los valores son más acomodados”, cuenta Padín.

¿Cómo son los coleccionistas de libros?

Al respecto, Elena Padín señala que “son personas muy curiosas y con gran amor por los libros. Son muy meticulosos al momento de adquirir un libro, lo quieren en estado impecable, firmado lo amarán más que los libreros que somos quienes los que preservamos”. Además, “los libreros damos la oportunidad de conseguir el material que busca el coleccionista en hasta 5 o 6 cuotas sin modificar el valor, porque los libros deben estar en manos de las personas que los deseen y los quieran para leerlos, coleccionarlos o investigar”.

En la feria se exhibirá material de todo tipo: grandes libros de otro siglo, afiches publicitarios, grabados, mapas, planos, manuscritos, fotografías, libros firmados, ilustrados, libros de artistas y demás obras en papel. En la planta baja del Centro Cultural Kirchner, 15 expositores mostrarán sus tesoros. El celo por el material es tal que hasta poco antes del inicio de la actividad, algunos de los libreros no revelan sus tesoros más preciados. La muestra tendrá una diversidad de obras en papel, que abarca desde el Siglo XV hasta míticas primeras ediciones del Siglo XX como “Rayuela”, “Fervor de Buenos Aires” o “Don Segundo Sombra”.

Las librerías expositoras serán Alberto Casares, Anticuaria Poema 20, Aquilanti & Fernández Blanco, Galería Mar Dulce, Helena de Buenos Aires, Hilario, La Librería de Ávila, Librería El Escondite, Libros La Teatral, Los Siete Pilares, Rayo Rojo, The Antique Bookshop, The Book Cellar & Henschel, Víctor Aizenman, Antiqvaria Durán, y Obras en Papel. Libros de artista. La Feria estará desde el 30 de octubre hasta el domingo 3 de noviembre de 12 a 20 horas y con entrada libre y gratuita.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.