El principal distrito del país, la provincia de Buenos Aires, volverá a manos del Justicialismo o agrupaciones políticas con ese partido como líder, como fue a lo largo de la mayoría de la historia. Con una diferencia mayor que en la de las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO), Axel Kicillof (Frente de Todos) superó claramente a María Eugenia Vidal (Juntos por el Cambio) e imposibilitó que la mandataria provincial fuera reelecta.

Con el 95,66% de las mesas escrutadas, Kicillof obtuvo un 52,28, mientras que Vidal llegó al 38,39%. Después se ubicaron Eduado «Bali» Bucca, candidato de Consenso Federal, con el 5,11%. Christian Castillo del Frente de Izquierda obtuvo el 2,81% de los votos y último quedó el postulante del Frente NOS, Gustavo Álvarez, con el 1,39%. En lo que hace a números, Kicillof obtuvo 5.022.109 sufragios, Vidal 3.687.615, Bucca 491.220, Castillo 270.196 y Álvarez 134.066 votos.

De los 13.183.598 bonaerenses habilitados para votar lo hicieron 10.075.030, lo que significa una participación que arañó el 80%. De quienes ejercieron su derecho cívico, 9.605.206 votaron afirmativamente, mientras que hubo 393.245 votos en blanco, 58.166 nulos y 18.413 recurridos o impugnados.

Triunfo categórico

El electo gobernador bonaerense, Axel Kicillof, afirmó que su triunfo fue «categórico» y que clave «la unidad del campo popular» en el Frente de Todos. «En la provincia hubo un triunfo categórico como lo hubo a nivel nacional, por eso acá están el presidente electo y la vicepresidenta electa en primera vuelta», manifestó desde el bunker del Frente de Todos en Chacarita.

«Yo tengo la convicción de que ha sido fundamental la unidad del campo popular, de todos estos dirigentes en la provincia de Buenos Aires», señaló el exministro de Economía, y agregó que en la provincia de Buenos Aires y en la nación la administración saliente deja «tierra arrasada», y que los indicadores «de la provincia son pésimos», «los números son todos muy malos y muy preocupantes, a nivel nacional y provincial». «No hay uno solo de los problemas estructurales de la provincia que se haya solucionado, se empeoró todo», resumió Kicillof.

El economista mencionó que hay «problemas estructurales» en la provincia y enumeró la «emergencia alimentaria, laboral y productiva, educacional y sanitaria» como las prioridades urgentes.

«El sector educativo está en emergencia: hay problemas graves de infraestructura escolar en la provincia de Buenos Aires», añadió Kicillof y precisó que le pedirá un inventario a la gestión de Vidal en materia de educación para saber con qué cuentan, ya que «hay falta de insumos». Además, pidió a Vidal que «gobierne con mucha responsabilidad» y anunció que va a «pedir hacer un trabajo de transición para conocer toda la información» de la provincia antes de comenzar su gobierno. «Le vamos a pedir que se ocupe en este momento de transición de intentar resolver varios de los problemas nuevos que se crearon», indicó el gobernador electo.

Compromiso

Luego de reconocer su derrota, María Eugenia Vidal felicitó al próximo gobernador y reiteró que su compromiso «era con todos los bonaerenses, con los que nos elijen y con los que no, y en los próximos días espero empezar una transición democrática como corresponde y en conjunto».

Asimismo, Vidal afirmó que «mi compromiso lo decidí hace muchos años, y ahora es el momento de demostrarlo. No elegí comprometerme con la provincia por un cargo o una elección. Acá no se termina nada, empieza otra etapa». «Voy a seguir al lado de ustedes, las urnas no matan los sueños, en todo caso nos dicen que este no es nuestro momento, que tenemos que mejorar, no matan lo que creemos, lo que pensamos. Por eso voy a seguir estando ahí», añadió.

Además, la mandataria agradeció a los bonaerenses y sostuvo que «nunca me dejaron sola, en todo caso, hoy Dios me dio un descanso para que recupere mis fuerzas y vuelva para juntos dar las peleas que haga falta, para seguir peleando desde el lugar que me toque contra el narcotráfico, para seguir diciendo que hay que mejorar los hospitales públicos».

Vidal agradeció a «todos los que hacen que Juntos por el Cambio hoy siga haciendo una alternativa en la Argentina», como «Lilita (Carrió), Horacio (Rodríguez Larreta), los gobernadores de Mendoza, Jujuy, Corrientes y, por supuesto, a nuestro presidente, Mauricio (Macri)».

Finalmente, Vidal señaló: «No estamos acá para que la historia nos recuerde en ningún libro, estamos acá porque de verdad creemos en ustedes. Y esa confianza que tenemos hace que todo lo que hicimos, que todas las dificultades, que todos los obstáculos, que todos los momentos difíciles como este valgan la pena. Por eso vamos a seguir acá. No nos rendimos, muchas gracias».