Nani Tobal es productora de cine y parte del Colectivo de Cineastas de Córdoba. Conversamos con ella por el estreno de la película «Bandido» pero, además, surgieron cuestiones relacionadas directamente a la producción de cine en nuestro país desde un punto de vista federal. «Sin apoyo gubernamental no se puede, la cultura funciona así, es una decisión política», nos dice.

Desde Córdoba menciona que en la actualidad la producción se ve amparada por una ley provincial de cine y el acompañamiento del polo audiovisual, que genera más oportunidades y fomento. Sin embargo, un censo realizado por el Colectivo de Cineastas de Córdoba muestra que la distribución de dinero destinado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) a producciones de todo el país todavía está muy lejos de poder llamarse federal.

Este análisis se basa en los informes de liquidaciones mensuales realizadas por el INCAA entre enero y diciembre del 2019, los que se encuentran publicados en la página web del organismo (podés verlo haciendo clic acá).

El censo constata que, según consta en los registros oficiales, en el transcurso del 2019, el 91,9% de los recursos económicos del INCAA liquidados en concepto de subsidios se destinaron a productoras radicadas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), $1.205.607.491,53. Las productoras de la provincia de Córdoba recibieron un 2,5% de los recursos del instituto ($32.637.232,83), mientras que las productoras de la provincia de Buenos Aires se beneficiaron con un 2,1% de los mismos ($27.828.191,97). Además, la provincia de Misiones registra una recepción del 0,6% ($8.174.298,19) y el resto de las provincias del país ostentan porcentajes inferiores o nulos.