El 22 de noviembre de 1963 no fue una fecha más para los estadounidenses. Ese día, John Fitzgerald Kennedy, el trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos, era asesinado durante una gira en Dallas. Fue el cuarto presidente estadounidense asesinado (anteriormente habían sido Abraham Lincoln, James Abram Garfield y William McKinley) y el octavo mandatario que falleció mientras estaba en funciones.
jfk_assassination_reuters_328Mientras hacía una recorrida por la ciudad texana, Kennedy recibió dos disparos que le causaron la muerte. El hecho ocurrió apenas pasado el mediodía y el Presidente fue declarado oficialmente muerto aproximadamente una hora después.
Investigaciones posteriores determinaron que el autor de los disparos fue Lee Harvey Oswald, aunque nunca quedó fehacientemente claro si había sido el responsable, ni tampoco por qué fue asesinado Kennedy. Oswald fue detenido pocas horas después y fue llevado a prisión. Dos días más tarde, Jack Ruby le quitó la vida. Este era un empresario vinculado con el crimen.
En el mismo vehículo que viajaba Kennedy y su esposa se encontraba el gobernador de Texas, John Bowden Connally Jr., quien también fue gravemente herido pero sobrevivió. Su herida ocurrió casi a la vez en la que el primer disparo impactó sobre Kennedy, teóricamente como resultado de la misma bala, que dio origen a la llamada teoría de la bala mágica.
kennedy-rotundaA las 13:00 CST, el equipo médico del Parkland Hospital declaró oficialmente la muerte del presidente Kennedy, con paro cardíaco y tras habérsele suministrado la extremaunción. «No tuvimos nunca una esperanza de salvar su vida», declararon los médicos. La muerte de Kennedy fue oficialmente anunciada más tarde, a la 13:38.
El cuerpo del Presidente fue trasladado a la base aérea de Andrews, en las afueras de Washington DC y se lo llevó al Hospital Naval de Bethesda para su autopsia. El informe confeccionado tras el examen menciona la presencia de una gran herida en el lado derecho de la cabeza, otra de aproximadamente 14 cm. debajo del cuello de su chaqueta, por encima del lado derecho de la columna, y una tercera herida en la cara anterior de su garganta en el borde inferior de la nuez de Adán.
La Comisión Warren
Su nombre oficial era en inglés The President’s Commission on the Assassination of President Kennedy. Fue creada el 29 de noviembre de 1963 por el nuevo presidente de Estados Unidos, Lyndon B. Johnson, para investigar el asesinato de John F. Kennedy.
Se la denominó Comisión Warren por su titular, Earl Warren, presidente de la Corte Suprema de Estados Unidos .
Lee+Harvey+Oswald+InfamousUna síntesis de las conclusiones a las que arribó la comisión son que los disparos fueron efectuados desde una ventana del sexto piso del Texas School Book Depository, solo se realizaron tres disparos, la misma bala que hirió al Presidente en el cuello hirió al gobernador Connally, los disparos fueron hechos por Lee Harvey Oswald y este asesinó a un policía 45 minutos después del ataque al Presidente, Oswald se resistió al arresto intentando disparar contra otro policía, el trato dado a Oswald por la policía fue correcto (excepto en la permisividad que mostró en el acceso de la prensa al acusado y que fue contraproducente), el asesinato de Oswald por parte de Jack Ruby fue realizado sin apoyo de nadie de la policía y se critica a este cuerpo por la decisión de trasladar al acusado a la cárcel a la vista del público, no hubo conspiración ni de Oswald ni de Ruby en los hechos que se investigan, ningún agente del gobierno ha estado involucrado en conspiración alguna respecto a los hechos, Oswald actuó solo y sin apoyo alguno para asesinar al Presidente y su única motivación se basa en sus propias situaciones personales.
La presidencia de Kennedy
Duró solo 1.036 días y había sido elegido con solo 43 años, en 1960. Su muerte prematura y trágica ayudó a crear el “Mito Kennedy”, una imagen mucho más poderosa que su legado, que su herencia concreta para la ciudadanía norteamericana.
Apenas unos meses habían transcurrido de su asunción cuando anunció el objetivo de llegar a la Luna para el fin de los años 60. Kennedy se convirtió en el símbolo vivo de una América joven, resplandeciente y llena de confianza en un futuro brillante. Todavía era la época del sueño americano. Pero también era la época de la Guerra Fría, del enfrentamiento Este-Oeste.
Y dos hechos ocurrieron durante la breve presidencia de Kennedy, en ese contexto que la marcaron de un modo más fuerte.
WH/HO Portrait
Primero, en el propio continente americano, en esa zona que los estadounidenses consideraban su patio trasero: Bahía de los Cochinos, Cuba, la invasión fallida y posteriormente y la Crisis de los Misiles.
El 17 de abril de 1961, Kennedy ordenó ejecutar el plan diseñado por Eisenhower para invadir la isla. Con apoyo de la CIA, en lo que fue conocido como la Invasión de la Bahía de Cochinos, 1.500 exiliados cubanos entrenados por Estados Unidos y llamados «Brigada 2506», retornaron a Cuba para derrocar a Fidel Castro. Sin embargo, Kennedy ordenó que la invasión se llevara a cabo sin el apoyo aéreo de Estados Unidos. El 19 de abril el gobierno cubano había capturado y ejecutado a varios de los invasores exiliados y Kennedy se vio forzado a negociar la salida de los 1.189 sobrevivientes.
Otro hecho que imprimió su huella en la presidencia de Kennedy fue la Crisis de los Misiles que también tuvo por escenario a Cuba.
La crisis se inició el 14 de octubre de 1962 cuando aviones espías U-2 tomaron fotografías de la construcción de silos para misiles soviéticos de largo alcance en Cuba. Esto generó un debate en el gobierno estadounidense respecto de un posible conflicto nuclear si se atacaba ese asentamiento militar o tener la amenaza permanente de esas ojivas a pocos kilómetros de distancia de su territorio.
Finalmente y tras arduas negociaciones que se prolongaron por una semana, se llegó a un acuerdo entre Kennedy y el premier soviético Nikita Kruschev. La URSS aceptó retirar los misiles de suelo cubano sujeto a una inspección de la ONU, siempre que Estados Unidos emitiera una declaración pública afirmando que nunca invadirían Cuba. Posteriormente, Kennedy tuvo mucho más cuidado en sus negociaciones y declaraciones respecto de los soviéticos.
Pero la Unión Soviética seguiría estando presente. Fue con el muro de Berlín. En 1963 estuvo en la dividida capital alemana cuando pronunció su famosa frase «Ich bin ein Berliner» («Soy un berlinés»). Sin embargo, hacía dos años que se había levantado el terrible muro que separaba las partes de Berlín, contra lo que no había hecho nada. Fue la consecuencia de una reunión con Kruschev dos meses después de la crisis cubana en la que dejó la imagen de un débil e inexperimentado mandatario contra el líder soviético.
Vietnam y Kennedy
Fue una sombría aventura militar norteamericana en el sureste asiático. Después de Corea, un nuevo enfrentamiento con el comunismo. En su primer año de mandato, Kennedy envió a varios cientos de «asesores militares» a Vietnam, iniciando el lento involucramiento de Estados Unidos en una de las aventuras militares más sombrías de su historia, en la que más de 50.000 norteamericanos acabarían perdiendo la vida. Fue una continuación de la política de Eisenhower en una guerra contra el contrincante ruso para ver quién podía controlar una mayor parte del globo.
jfkviet1Una cuestión que genera especulaciones y que nunca se sabrá es si, de haber sido reelecto en 1964, la guerra de Vietnam hubiera crecido en la forma que lo hizo. El secretario de Defensa de Kennedy y Johnson, Robert McNamara, declaró que había indicios de que Kennedy planeaba retirar a los soldados estadounidenses del teatro de guerra vietnamita. En la película «The Fog of War», no solo McNamara dice esto, sino que hay una grabación de Lyndon Johnson en la cual confirma esta posición de Kennedy que era rechazada por quien luego lo sucedió en el gobierno.
Sin embargo, todos los errores y dificultades políticas no alcanzan a mancillar la imagen de Kennedy, ni siquiera sus deslices amorosos. Kennedy sigue siendo, hoy en día, uno de los mandatarios más apreciados de la historia de los Estados Unidos.
 

Deja una respuesta