Mariano FerreyraSegún el informe del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), “el 20 de octubre de 2010, un grupo que respondía al gremio de la Unión Ferroviaria (UF), con la complicidad de funcionarios de la Policía Federal Argentina (PFA), atacó con armas de fuego a empleados tercerizados de la exlínea ferroviaria General Roca, que participaban de una manifestación junto a militantes del Partido Obrero (PO) y el Movimiento Teresa Rodríguez (MTR), en reclamo del pase a planta permanente y la reincorporación de trabajadores despedidos de distintas empresas que prestan servicios para la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (UGOFE)».
El texto, además, continúa: «…como consecuencia de los disparos de arma de fuego, murió el joven de 23 años Mariano Ferreyra y recibieron graves heridas Elsa Rodríguez, Nelson Aguirre y Ariel Benjamín Pintos”.
Tras la investigación, se pudo armar el hecho paso a paso.
El líder de la cúpula sindical, José Pedraza, esclavizaba a los empleados tercerizados del gremio ferroviario. Uno de los exempleados en tal estado, Oscar Núñez, había declarado el año pasado en un informe para un programa de televisión, que ellos cobraban una miseria y trabajaban muchas más horas que los trabajadores en planta permanente amparados por el líder sindical. Núñez, en 3 años de trabajo, tuvo solo 9 días de vacaciones.
Sentencia“Pedraza y sus allegados, en connivencia con personal de la UGOFE, obtenían una parte de los subsidios estatales destinados a pagar salarios y cargas sociales de los empleados tercerizados, quienes percibían un salario mucho menor que los empleados contratados en planta permanente. Por otro lado, el hecho de mantener empleados en condiciones precarias era utilizado para digitar políticamente el ingreso a planta permanente. Solo los trabajadores que ingresaban a planta podían ser afiliados al gremio, y la lista verde, que representa Pedraza, se encargaba de controlar que ingresaran solamente aquellos que los apoyarían”, sigue rezando el informe del CELS.
Esa mañana de octubre los trabajadores tercerizados se manifestaron en contra de su situación y cortaron las vías del tren Roca.
Pablo Díaz recibió órdenes por parte de Pedraza y su mano derecha, Juan Carlos Fernández, de romper ese reclamo con una patota sindical, sin medir las consecuencias. Lamentablemente, embistieron a los obreros esclavizados cuando ellos ya se habían disuelto y se encontraban a dos cuadras del lugar de la manifestación.
“Pablo Díaz, delegado gremial de la UF en el sector de Reclamos y Recursos Humanos de la UGOFE, y hombre de confianza de Juan Carlos Fernández en el gremio (secretario administrativo en la UF y mano derecha de Pedraza), organizó una contramarcha con afiliados de la UF para evitar un supuesto corte de vías por parte de quienes reclamaban por los derechos de los trabajadores tercerizados.
Grupos selectos obedecieron otras órdenes
Mariano FerreyraGabriel Sánchez y Cristian Favale efectuarían los disparos, Claudio Gustavo Alcorcel se ocuparía de asegurar la llegada de Favale al lugar y, además, de controlar su actuación conforme al plan previamente articulado. Las armas de fuego serían ocultadas por Juan Carlos Pérez y Guillermo Uño, mientras que Daniel González y Francisco Salvador Pipitó se encargarían de liberar el escenario frente a la presencia de periodistas de televisión. Por su parte, Pablo Díaz se encargó de convocar a los afiliados y coordinar el despliegue de las acciones que conformarían el plan con la presencia de personas ajenas al gremio. Cristian Favale no era afiliado a la UF y mantuvo una breve reunión con Díaz y Alcorcel para luego emprender la agresión con armas de fuego hacia los manifestantes, que ya habían desistido de su protesta, se retiraban y, de todas maneras, fueron atacados a dos cuadras de las vías.
A través de los cruces telefónicos se pudo corroborar que Pablo Díaz se comunicó durante todo el día con Juan Carlos Fernández, quien se encontraba con José Pedraza en la sede del gremio. Díaz informaba directamente a Fernández lo que ocurría desde el lugar y Pedraza estaba al tanto de los hechos”, dice el informe.
PedrazaHoy, a casi 3 años del asesinato, desde las 17 y hasta las 20:10 se dictó la sentencia.
José Pedraza, por homicidio en grado de tentativa y partícipe necesario, 15 años de prisión.
Juan Carlos Fernández, por homicidio en grado de tentativa y partícipe necesario, 15 años de prisión.
Pablo Díaz, por homicidio culposo en grado de tentativa, 18 años de prisión.
Cristian Favale y Gabriel Sánchez, por homicidio culposo, 18 años de prisión.
Daniel González, por ser responsable de cohesión con homicidio en grado de tentativa, 11 años de prisión.
Francisco Salvador Pipitó, por ser responsable de cohesión con homicidio en grado de tentativa, 11 años de prisión.
Claudio Alcorcel, partícipe necesario en el homicidio, 8 años de prisión.
Luis Osvaldo Mansilla, policía, por incumplimiento de sus deberes, 10 años de prisión.
Jorge Ferreyra, policía, por incumplimiento de sus deberes, 10 años de prisión.
Mariano Ferreyra
Asimismo, a las 19:49 realizaron un receso por gritos de los familiares de los anteriores policías afectados en la sentencia. El juez de la causa dijo, “estamos condenando un hecho de violencia. No desarrollemos violencia acá”, y pidió el impasse por unos minutos.
A las 20 se reanudó y el juez terminó.
Hugo Lompisano, comisario, por incumplimiento de sus deberes, 2 años de prisión.
Luis Alberto Echevarría y Gastón Conti, ambos policías, por incumplimiento de sus deberes, 2 años de prisión.
David Ismael Villalba, por omisión de deberes de oficio, 12.500 pesos de multa e inhabilitación por 1 año en la labor.
Juan Carlos Pérez, Guillermo Uño y César Garay fueron absueltos.
La familia de Mariano Ferreyra, junto con Jorge Altamira y la gente del Partido Obrero, pidieron una sentencia ejemplar, y no la consiguieron. Hay emoción y enojo por lo dictado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.