Máxima y GuillermoHolanda tendrá un monarca varón después de 118 años de monopolio femenino. El príncipe holandés Guillermo Alejandro de Orange y la argentina Máxima Zorreguieta, princesa hace 10 años, serán los reyes de Holanda a partir del 30 de abril. El hecho se dará como consecuencia de la abdicación de la reina Beatriz, quien estuvo en el trono nada menos que 33 años. Una argentina reina de Holanda. Aunque suene como un cuento de hadas no lo es, al menos no es la Cenicienta.
Jorge Zorreguieta
La división de las reacciones en Argentina fue notoria. Algunos se alegraron y celebraron la novedad y otros resaltaron el rol de Jorge Zorreguieta, padre de Máxima, durante la dictadura de Jorge Rafael Videla, en la que desempeñó el cargo de secretario de Agricultura y Ganadería. Está acusado por participación en las desapariciones de miles de opositores. También fue presidente de la Sociedad Rural Argentina.
La crítica y la aversión hacia el padre de Máxima no son cuestiones estrictamente argentinas. Será “objeto de un boicot directo” por parte del Partido Laborista Holandés en actos oficiales como la entronización. Y el periódico holandés «De Volkskrant” plantea que Jorge Zorreguieta «no es bienvenido”. El padre de Máxima no estuvo presente en la boda real y tampoco estará presente en esta ceremonia.

Foto: AFP
Foto: AFP
Quizás peco de simplista, pero no creo que sea importante que una argentina vaya a ser reina. Suena lindo, sí. Pero, ¿nos repercute en algo? Por otro lado, ¿si pudiéramos elegir, la elegiríamos para que nos represente ante el resto del mundo? Quizás cumpla la función de acrecentar el sentimiento de quienes siempre sintieron a la Argentina como una prima lejana de Europa, o bien, la Europa de Latinoamérica. Una noticia pintoresca sin duda, pero no mucho más.

Deja una respuesta