Nahuel Molina, defensor de la selección argentina de fútbol masculino, atraviesa el mejor momento de su carrera desde que debutó con la camiseta de Boca Juniors en 2016 de la mano de Rodolfo Arruabarrena.

En la actualidad es jugador del Udinese en la Serie A y es el titular indiscutido en la posición de lateral derecho. Junto a él, su equipo cuenta con otros argentinos como Roberto Pereyra, Ignacio Pussetto y, anteriormente, Rodrigo De Paul, que fue vendido al Atlético de Madrid por 38 millones de euros.

Este fin de semana convirtió un golazo en la victoria 5-1 sobre Cagliari, desde donde ingresó desde el centro del campo hacia la derecha y picó la pelota desde afuera del área, para dejar al arquero «clavado» en el piso y sin ninguna posibilidad de reacción. Con este gol, el ex Boca se trasformó en el defensor con más goles (6) en las cinco ligas más importantes de Europa (España, Italia, Inglaterra, Francia, Alemania).

Nahuel ya cuenta con diez goles en su carrera, ocho de ellos en Udinese, mientras que el resto los hizo en Defensa y Justica y Rosario Central. En lo que va de la Serie A, Molina es el tercer máximo goleador de su equipo (con seis), detrás de Beto Betuncal (11) y Gerard Deulofeu (9).

Este aumento considerable de goles en su faceta ofensiva puede ser muy importante para la selección argentina de cara a la próxima Copa Mundial, ya que, a pesar de que el equipo de Lionel Scaloni convierte, la mayoría de los tantos son hechos por Lautaro Martínez y Lionel Messi. Por eso, tener en cancha un jugador que es defensor pero que puede anotar le da más variantes ofensivas al equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.