La Selección consiguió vencer al equipo escandinavo (por primera vez) en el triunfo por 3 a 2 en el amistoso jugado en Solna, Estocolmo. Pero lejos del brillo de Messi, Higuain, Di María, Agüero… ¿qué dejaron los enfrentamientos anteriores? Ni más ni menos que dos eliminaciones de Copas Mundiales: una allá lejos y hace tiempo, y otra que esta generación recordará como la mayor frustración que se haya visto en esa competencia.
El primer partido entre Argentina y Suecia dejó varias curiosidades y explicaciones, entre ellas un único partido con jugadores del amateurismo, las figuras argentinas nacionalizadas para Italia, la creación de la AFA y el único técnico extranjero de la historia de la selección nacional.

Argentina1934 - Archivo
Argentina-Suecia 1934 – Archivo
El primer enfrentamiento fue en el Mundial de Italia 34, cuando la Argentina perdió 3 a 2 ante Suecia. Se jugó el 27 de mayo de aquel año en Bologna, ante unos 15 mil espectadores. Fue debut y despedida, porque se jugaba desde los octavos de final.
Los futbolistas no eran profesionales, ni los suecos ni los argentinos. Hubo convocados de Estudiantil Porteño, Dock Sud y Barracas, entre otros clubes. Los goles de nuestra Selección fueron anotados por Ernesto Belis, central de Defensores de Belgrano y Alberto Luis Galateo, de Unión. El técnico fue el italiano Filippo Pascucci, único entrenador extranjero de la Selección Argentina.
Argentina 1934 - Archivo
Argentina 1934 – Archivo
A pesar del subcampeonato argentino en Uruguay 1930, los convocados venían del amateurismo porque la representación ante la FIFA era de la Asociación Amateur. Además, la Liga Argentina rechazó llevar a los cracks de aquel entonces porque Italia ya había nacionalizado a cuatro argentinos, quienes luego fueron campeones del mundo con la “Azzurra”: Raimundo “Mumo” Orsi, Enrique “Indio” Guaita, Atilio De María y Luis “Doble Ancho” Monti (único jugador que vistió la camiseta de dos selecciones: Argentina e Italia).
La eliminación en aquel Mundial terminó en la creación de la AFA, en noviembre del 34, lo que significó un salto de calidad en el nivel del fútbol nacional.
La mayor decepción de la historia

Foto: AFP
Foto: AFP
Argentina fue eliminada de Corea-Japón 2002, sin importar si tenía uno de los mejores técnicos del mundo y un plantel maduro y lleno de estrellas, que venía de ganarle a las principales selecciones en las eliminatorias (Brasil, en Buenos Aires) y los amistosos de preparación (Italia y Alemania, de visitante). Nada de eso alcanzó en los tres partidos que tenía que jugar. Y el último encuentro del grupo fue ante Suecia, con un 1 a 1 que lo dejó afuera del Mundial.
El equipo de Marcelo Bielsa venía de ganarle en el debut a Nigeria por 1 a 0, perdió 1 a 0 frente a Inglaterra y el empate ante los escandinavos, aquel 12 de junio en Miyagi, lo dejó afuera.
Foto: AFP
Foto: AFP
Pablo Aimar fue uno de los mejores jugadores del partido, movió los hilos del equipo y le dio más poder ofensivo a la Argentina. Almeyda bajó a Svensson y el rubio embocó de tiro libre una pelota dificilísima para Pablo Cavallero. Fue baldazo de agua fría para la Selección. La igualdad llegó cuando faltaban cuatro minutos para el final, después de intentos desesperados de Argentina para lograr un gol. Ortega tomó un rebote, se tiró en el área y el árbitro cobró penal. El jujeño pateó, el arquero atajó y Crespo llegó con toda la bronca del mundo para empujarla y marcar el empate. A pesar de las mil y un chances creadas en el arco rival, la Selección se quedó afuera del Mundial. Como dato de color, sobre el final del partido entró un joven Zlatan Ibrahimovic, que no tuvo participación, aunque nunca nos imaginamos que sería el monstruo que terminó siendo.
Foto: AFP
Foto: AFP
Fue el último partido de Gabriel Batistuta, máximo goleador de la Argentina en Mundiales, con 10 tantos en 12 partidos jugados. El «Bati» logró 56 goles en 78 partidos, con un promedio de gol de 0,71. Uno de los emblemas de la Selección, junto con Maradona, Passarella y Kempes, dejó al equipo argentino de la manera que menos hubiera deseado.
Nuestro país estaba envuelto en una crisis sin precedentes, tenía depositadas mil ilusiones en aquella Copa del Mundo, pero todo fue tristeza y se echó más leña al fuego. Los chicos no fueron al colegio, los colectivos estaban vacíos, mucha gente faltó a su trabajo y el país entero lloró por perder la última esperanza, esa alegría que taparía todas las malarias que sufríamos nosotros. Esa fue la historia, y ojalá no se vuelva a repetir un fracaso semejante que nos dolió y nos dolerá por siempre.
Foto AFP
Foto AFP

Un comentario de “Mucha historia y solo un triunfo

  1. Guido dice:

    Muy buena la nota!!! Gran investigación del periodista. En el partido más importante nos dejaron afuera del Mundial 2002.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.