El bebé cuando nace es un libro en blanco que comienza a escribirse. Pasan los días, los meses, los años, y ese chiquito se va transformando en un niño. Para que esto suceda, no solo debe crecer físicamente, sino también desarrollarse en el aspecto psico motriz.
Acá te cuento qué cosas son esperables que haga tu bebé durante los primeros años de vida.
BebeA los 4 meses debe mantener la cabeza erguida mientras está sentado, ser capaz de sentarse derecho si se lo sostiene, levantar la cabeza 90 grados cuando se lo coloca boca abajo, ser capaz de dar vueltas desde el frente hacia atrás, sostener y soltar un objeto, jugar con un sonajero cuando lo tiene en las manos, ser capaz de llevarse objetos a la boca, tener la visión cercana bien establecida e incrementar el contacto visual con los padres u otras personas, comenzar la coordinación ojo-mano, reírse con fuerza y reconocer la voz o el tacto de sus padres.
bebe
A los 9 meses, generalmente, puede poner las manos hacia adelante cuando se apunta hacia el suelo (reflejo del paracaídas) para protegerse de las caídas, es capaz de gatear, se sienta por largos períodos de tiempo, se impulsa solo hasta pararse, alcanza objetos mientras está sentado, los golpea entre sí, puede agarrar cosas entre la punta del pulgar y el índice, come solo con los dedos, lanza o sacude los juguetes, balbucea, tiene ansiedad por la separación y puede aferrarse a sus padres o tener miedo de que lo dejen solo, entiende que los objetos siguen existiendo aunque no se vean, responde a órdenes sencillas, responde al nombre, entiende el significado de «no», imita sonidos del lenguaje, practica juegos interactivos como esconderse y luego aparecer súbitamente, y dice adiós con las manos.
BEBESe espera que un niño de 12 meses se pare por sí solo, camine solo o cuando le agarran una mano, se siente sin ayuda, choque dos bloques juntos, pase las páginas de un libro tomando muchas a la vez, recoja un objeto pequeño usando la punta del pulgar y del índice, inicie el juego fingido (como simular que está tomando de una taza), siga un objeto que se mueve rápidamente, responda a su nombre, comprenda varias palabras, pueda decir mamá, papá y al menos una o dos palabras más, comprenda órdenes sencillas, trate de imitar los sonidos de los animales, conecte nombres con objetos, participe en la actividad de vestirse (por ejemplo, al levantar las manos), tome parte en juegos simples de ir y venir, señale objetos con el dedo índice, diga adiós moviendo las manos de un lado a otro, pueda desarrollar apego por un juguete u objeto, pueda hacer cortas salidas exploratorias lejos de sus padres en ambientes familiares.
bebeEl niño típico de 18 meses es capaz de controlar los músculos empleados para orinar y defecar (músculos de los esfínteres), pero es posible que no esté listo para utilizar el baño, corre de manera rígida y se cae con frecuencia, es capaz de subirse a pequeñas sillas sin ayuda, sube escaleras tomado de una mano, puede construir una torre de dos a cuatro bloques, puede usar una cuchara y una taza con ayuda para alimentarse sin ayuda, imita garabatos, puede pasar dos o tres páginas de un libro a la vez, muestra afecto, tiene ansiedad por la separación, escucha una historia o mira fotografías, puede decir 10 o más palabras cuando se le pregunta, identifica una o más partes del cuerpo, entiende y puede señalar e identificar objetos comunes, imita con frecuencia todo lo que ve a su alrededor, es capaz de quitarse algunas prendas de vestir, comienza a experimentar un sentido de pertenencia al identificar a las personas y los objetos diciendo «mi».
neneA los dos años de edad es capaz de abrir una puerta, puede hojear un libro pasando cada página a la vez, puede formar una torre de 6 a 7 cubos, puede patear una pelota sin perder el equilibrio, puede recoger objetos mientras está de pie sin perder el equilibrio, puede correr con mejor coordinación, puede estar listo para el control de esfínteres, es capaz de vestirse por sí mismo con ropa sencilla, es capaz de comunicar necesidades como sed, hambre, deseo de ir al baño, puede organizar frases con 2 o 3 palabras, entiende órdenes de dos pasos (como por ejemplo «traeme la pelota y dejá ese oso allá»), incrementa el periodo de atención, la visión está completamente desarrollada, ha incrementado el vocabulario.
Acá te mostramos hitos esperados en el desarrollo de tu hijo, pero recordá que cada niño puede hacerlo en mayor o menor tiempo de lo esperado. Es importante estar atentos a sus logros para poder ayudarlo si presenta alguna dificultad, y no dudes en consultar con un especialista si ves que algo te preocupa.