Esta semana finalizó el curso masivo, abierto y en línea (MOOC, por sus siglas en inglés) “Periodismo en la pandemia: cobertura de COVID-19 ahora y en el futuro” impartido por el Centro Knight en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unesco con el apoyo de la Fundación Knight y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. El mismo inició el 4 de mayo y contó con la participación de 8.000 periodistas y comunicadores de más de 300 países, así como también expertos, científicos e investigadores de distintas áreas.

Con Maryn McKenna, escritora y periodista científica como instructora, y Federico Kukso, instructor asistente, durante 4 semanas se profundizó sobre el impacto social de la pandemia de COVID-19. Su historia, el estado actual y la esperanza de tratamientos fueron debatidos por grupos de Facebook entre miles de colegas. El curso ofrecido en inglés, portugués y francés brindó la oportunidad de crear una red intercontinental de profesionales de la comunicación y del periodismo en todas sus especialidades en torno a una misma preocupación: la pandemia.

El objetivo principal fue escuchar a expertos, científicos de investigaciones académicas y de la OMS sobre aspectos clave que deberían saber las y los periodistas para comenzar o continuar cubriendo la pandemia, así como recibir consejos y recomendaciones para producir sus propios reportajes, sin importar su experiencia o especialización periodística. El curso proporcionó al sector profesional herramientas para disipar la desinformación, la información errónea y los mitos creados en torno al coronavirus.

A lo largo de cinco módulos, entrevistados y estudiantes tejieron una red en torno a la pandemia que paralizó el mundo pero que mueve más que nunca la información y las conexiones de comunicación global. Y es que más que estar informados, necesitamos veracidad y mesura con los contenidos. Por esta razón, los periodistas fueron convocados para derribar mitos, aprender a contar desde el lugar que ocupamos y empatizamos, más que nunca, para encontrar la solución a la desinfodemia y las fake news.

El curso finalizó con un módulo dedicado especialmente a Latinoamérica y la región, con la preocupación de enfrentar el bombardeo por mensajes engañosos, información falsa o sospechosa que tienen efectos directos en la salud a nivel individual tanto como social. Ahondó en la epidemia de desinformación (o desinfodemia) en América Latina y el mundo: qué tipos y formatos son los más explotados por los promotores de la desinformación y por qué en este contexto las emociones importan.

Con este curso en línea, OMS y Unesco buscan vincular a los periodistas de todo el mundo para unir fuerzas y derribar las noticias falsas y todo tipo de mito que pueda generar un mal peor que el propio COVID-19: una ola destructiva y mortal de desinformación.