18 poemas anónimos extraídos de una cárcel en Rawson durante el periodo en el que la Argentina se encontraba bajo la dictadura cívico militar hoy buscan a sus autores.
Esta iniciativa de la red de periodismo judicial Cosecha Roja y organismos de derechos humanos reflotan la historia de la profesora de Literatura Hebe Mabel Garro, quien en 1982 y por pedido de presos políticos en la Patagonia, extrajo de la prisión un cuaderno con poesías escritas por sus alumnos pero que no contaban con firma.
«En la cárcel estudiaban secundaria en forma libre y cuando estaban preparados pedían mesa de examen. Una de las veces que fuimos, uno de los presos políticos que había rendido examen me llama a un costadito y me entrega un cuaderno de 50 hojas», relató la docente. «Me dice que está escrito por él y por todos su compañeros. Yo sabía que no podía entrar ni sacar nada de la cárcel, pero el corazón es más fuerte que la cabeza y me conmovió ese gesto de gratitud y confianza. Lo metí en el portafolio entre mis cosas y me fui. Justo ese día no nos revisaron al salir».
Durante 34 años estos textos solo fueron leídos por Garro, quien recién en el recuerdo por los 40 años del Golpe de Estado el pasado 24 de marzo hizo público el cuaderno en el Centro Cultural por la Memoria de Trelew, Chubut. «Me emocionan cada vez que los veo. Ninguno tiene un dejo de resentimiento, rencor ni odio. Hablan de recuerdos, de proyectos de futuro, de ilusiones. Se nota que no eran poetas, pero fueron escritos desde las entrañas», recuerda la exprofesora de estos presos. Vale mencionar que a estos poetas anónimos, como al resto de los prisioneros, se les prohibía escribir.
Además de la búsqueda de sus autores, el Archivo Provincial de la Memoria de Chubut actualmente se encuentra trabajando para editar los poemas en conjunto con una investigación sobre el funcionamiento de la Unidad 6 de la cárcel de Rawson, la misma que se recuerda por la fuga de 25 convictos y posterior fusilamiento hace 11 años, que fue conocida como «la Masacre de Trelew».
«Me acuciaba el deseo de que estos poemas fuesen conocidos. La búsqueda me saca culpas de encima», expresa Hebe Mabel Garro, quien tiene la esperanza de que la poesía se encuentre con sus autores. De alguna manera, el tiempo y el esfuerzo de un grupo de personas pueden sumar, y mucho, a la búsqueda de identidades en un periodo doloroso de nuestra historia.