Los casos de coronavirus (COVID-19) se diseminaron por varios países en los últimos días, desde su notificación por primera vez en Wuhan, China, el 31 de diciembre de 2019. No deja de crecer, lo que aumenta el riesgo de que el virus se convierta en pandémico, es decir, que se distribuya por todo el mundo con una transmisión sostenida.

Casi 80.000 casos confirmados en todo el mundo, con más de 2.000 fuera de China. Además del país asiático, el virus de Wuhan ya afecta a otros 29 Estados, y pone en jaque a los científicos y hace saltar todas las alarmas. Aunque por el momento la OMS se concentra en la contención, hace todo lo posible por prepararse ante una posible pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está colaborando estrechamente con expertos mundiales, gobiernos y asociados para ampliar rápidamente los conocimientos científicos sobre este nuevo virus, rastrear su propagación y virulencia y asesorar a los países y las personas sobre las medidas para proteger la salud y prevenir la propagación del brote. En la página de la OMS figura información actualizada diariamente.

Europa en la mira

Las cifras globales de afectados alcanzan casi los 80.000 casos confirmados (y 2.618 fallecimientos), con 77.262 en China (2.595 muertes) y 2.069 en otros 29 países (23 muertes). A excepción del gigante asiático, la República de Corea, Japón e Irán son los territorios más afectados.

En Europa la preocupación recae en Italia, que desde el pasado 21 de febrero tuvo un repunte de casos cuyas dimensiones se desconocen aún. Las autoridades italianas encontraron varios grupos en diferentes regiones del norte de Italia, con pruebas de transmisión local del virus.

Lo más grave de la situación, como señalan desde la institución sanitaria, según los datos actuales en la mayoría de los casos (4 de cada 5) las personas experimentan síntomas leves e, incluso, ninguno, lo que hace más difícil de detectarlo.

No es momento para usar el término pandemia

Para Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, usar la palabra pandemia de momento no encaja con los hechos. «No es el momento de centrarse en qué palabra usamos. Eso no evitará una sola infección hoy, ni salvará una sola vida hoy», afirmó.

También añadió: “Este es un momento para que todos los países, comunidades, familias e individuos se concentren en prepararse. Debemos concentrarnos en la contención, mientras hacemos todo lo posible para prepararnos para una posible pandemia».

Prioridades de detección y actuación

Para la OMS, existen tres vías de actuación. En primer lugar, todos los países deben dar prioridad a la protección de los trabajadores de la salud. La segunda es involucrar a las comunidades para proteger a los individuos más vulnerables de tener enfermedades graves, como ancianos y personas con problemas de salud preexistentes.

Y, en tercer lugar, resulta fundamental proteger a los países y regiones más vulnerables. Estos son los casos de América Latina y África. Asimismo, se debe hacer todo lo posible por contener las epidemias en los países con capacidad para hacerlo.