Los psicopedagogos estudiamos los procesos de aprendizaje de las personas, sus perturbaciones y/o anomalías para favorecerlo.  Intervenimos a lo largo de todas las etapas evolutivas de las personas en forma individual y grupal, en el ámbito de la educación, de la empresa y de la salud mental.

Entre las incumbencias de los psicopedagogos se destacan las de realizar diagnósticos y tratamientos referentes al aprendizaje perturbado en las personas, realizar procesos de orientación vocacional ocupacional, realizar orientación al docente y a padres y participar en la formación de planes de la salud mental y de la educación. Somos esas personas que estamos dentro de la escuela en lo que se conoce como “gabinete” (ahora llamado equipo de orientación) y citamos a los papás para hablar con ellos y ayudarlos en las dificultades que sufren sus hijos dentro del aula. Somos los que capacitamos docentes o empleados de una compañía. Somos los que ayudamos a los indecisos a encontrar su vocación, entre otras cosas.

Además, estudiamos al sujeto que aprende desde todos sus aspectos.  Tenemos en cuenta lo emocional, lo intelectual, lo anatómico y lo social de la persona para saber qué le está pasando de manera íntegra y poder resolver la situación.

Y como el aprendizaje está presente en todas las etapas de la vida, la psicopedagogía no se recorta tan solo al niño sino que actúa también con adultos y ancianos.

Ahora que ya sabés de qué se trata nuestro trabajo, la pregunta es ¿cómo podemos saber cuándo necesitamos de la acción de un psicopedagogo? Ante esto, respondemos de diferentes maneras: podemos acercarnos a él por derivación de otros profesionales (médicos, psicólogos, psiquiatras, fonoaudiólogos, etc.), por consejo de un docente o personal escolar, por decisión propia, etc.

Lo que quiero es dar a conocer en qué ámbitos nos desempeñamos los psicopedagogos para derribar el mito de que es solamente para “los chicos que les va mal en la escuela” y poder pensar en que también el psicopedagogo se ocupa de otros aspectos de la persona que aprende.  Por ejemplo, en un proceso de orientación vocacional para aquellas personas que están decidiendo cómo continuarán sus estudios, en capacitación a profesionales de diferentes áreas, en capacitación laboral, entre otros.

Aquí iré publicando diferentes cuestiones psicopedagógicas, así que si tenés algún tema del que te gustaría que hablemos, avisame que lo tratamos en próximas notas.

Deja una respuesta