En anteriores ocasiones hablamos de los ataques de drones y la nueva guerra que se avecina en materia tecnológica… y aquí está el resultado.

El 2020 comienza con la inestabilidad mundial y con un futuro incierto, no solo para Medio Oriente, sino por las repuestas que esto puede generar.

Este viernes el mundo amanecía con la noticia del asesinato del general Qasem Soleimani por parte de las fuerzas militares estadounidenses. En Irak, a la salida del aeropuerto de la capital Bagdad, se produjo el ataque certero contra la comitiva del general Soleimani, quien está indicado como el cerebro de la guardia revolucionaria iraní, la más leal al ayatollah khameini y de los ejércitos más letales.

El mundo no podía comenzar de una buena manera esta década. Donald Trump ordenó la represalia contra el general de 60 años, luego de que en los últimos días se hayan registrado múltiples ataques contra soldados norteamericanos, profesionales y luego del asedio contra la Embajada en Bagdad.

Este movimiento no cayó bien en las diferentes potencias económicas y políticas como Rusia y China, entre otras, y lo que esto traerá como consecuencias serán más conflictos a niveles inesperados.

Estos ataques producidos por Estados Unidos de manera independiente y siempre por cuenta propia abusan del poder que tiene, por ejemplo, por sobre los organismos de seguridad como la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Otros aliados, como Israel, comparten esta iniciativa de Estados Unidos y van en dirección a los planes de defensa estratégica para Medio Oriente.

El ataque de los drones

Las ofensivas se dieron en las afueras de un hangar en el aeropuerto de Bagdad luego de que aterrizara el avión que traía al general Soleimani proveniente, en principio, de Beirut o Siria. Diversos servicios de Inteligencia creen que hubo una voz de soplo en aquellos países para avisar que el general estaba en camino, quizás hasta con una trampa amiga.

Donald trump ordenó él mismo el ataque y dar muerte al general, así informaron desde el Pentagono, por lo que estaba consensuado desde Washington y con ayuda de infiltrados. Si bien esto podría ser una noticia importante a nivel geopolítico, también es una noticia preocupante. En los próximos días y semanas no debemos sorprendernos de alguna represalia por parte del gobierno de Irán, que no se quedará con calma luego de este ataque en tierra iraquí.

Estados Unidos lanzó un comunicado a sus ciudadanos en Irak y pidieron abandonar ese país de inmediato. Los próximos blancos pueden ser en Irak u otros lugares de Medio Oriente.

Nuevamente, un año que comienza con preocupación por la escalada que puede llegar a generarse desde Medio Oriente luego de la reacción de Donald Trump. Lo que vemos parte de la nueva era de ataques a través de drones y son los blancos certeros que está realizando la administración. Pero su uso puede tener un efecto rebote y ya peligra la paz.