libroHugo Muleiro, periodista, escritor y miembro de la Defensoría del Público,  y su hermano Vicente Muleiro, periodista, escritor y vicedirector de Radio Nacional, La Radio Pública, nos develaron esta incógnita. El domingo pasado presentaron, en la sala Victoria Ocampo del pabellón blanco de la Feria del Libro, su primera obra juntos: “Los Garcas, una Tipología Nacional”.
El último día del evento “recorremos la Feria del Libro” para encontrar la editorial Planeta y comprar esta gran recopilación de anécdotas e historias de diversos personajes que nos brindan los autores.
libro“Hay que llamar las cosas por su nombre”, dijo el periodista Jorge Dorio en la apertura de la presentación de dicho libro. No dejó atrás su humor sarcástico, “es curioso que el libro Los Garcas se exhiba en la sala Victoria Ocampo”, y continuó, “es un libro de historia, política y actualidad, que analiza desde los oligarcas hasta el apócope garca. A las doce páginas del libro uno se da cuenta de por qué se le van las S del vocabulario, y por qué los garcas tienen olor a mierda en sus botas” (sic).
Luego, antes de dar el pase a la directora de Radio Nacional, María Seoane, redondeó la idea del libro: “Aristóteles separa a los aristócratas de los oligarcas, y se entiende por oli a pocos que joden a muchos. La parte de garcas no necesita explicación, ya estaba explícita en el Quijote con Garcan Sancho, señal que nos gobiernan. En conclusión, los oligarcas son la clase media. También están los garcas miedosos, pero no tengo tiempo para hablar de ellos. Lo único que me resta decirles es que el libro es atrapante y apasionante hasta el final”.
libroDespués de la disertación de Dorio, Seoane aclaró que no iba a ser tan humorística como Jorge, dado que no le sale de manera natural, pero aclaró que “el libro es indispensable y extraordinario. Vicente y Hugo, 200 años después de nuestra historia nacional, pudieron hacer un decálogo del garca, los 10 mandamientos del garca. Y destacaron que la moral de los garcas es que el otro es el enemigo para torturarlo, pegar y desaparecer”. Y pronunció irónicamente: “en este momento de la historia tenemos a los garcas que hacen sonar los clarines y clarinetes”. Luego creó una suerte de entrevista pública con los hermanos Muleiro para dejar asentado los amplios matices del libro.
Finalizada la charla, .cero interactuó con ellos y Vicente contó que “trabajar a cuatro manos ya lo hice en otro momento. Pero con Hugo hicimos un pacto, que lo que armaba él lo editaba yo y viceversa, y se logró este libro, sacando en las correcciones algunas erratas”. Y Hugo agregó: “este trabajo compartido fue posible gracias a una percepción en común de lo que estamos viendo, del país, de su historia, y también a través de sus personajes, porque si no no se podía llevar a cabo. Tuvimos mucha sintonía, permanentemente”.
Tuvieron la necesidad de enfocarse en los oligarcas o garcas, como dice el libro…
Vicente Muleiro: “Tuvimos la necesidad, más que nada, de darle una vuelta de tuerca al tema para diferenciar la imagen clásica del oligarca con lo que nosotros llamamos garcas, que incluye también a otros grupos, a esa misma oligarquía diversificada, a nuevas generaciones de negocios. Yo creo que Macri es un garca, y de acá a los años 40 con Macri padre. Es una necesidad de actualizar, tanto social como económicamente a estas figuras, que no son las mismas del centenario, por supuesto tienen otras características y otras intenciones”.
Hugo Muleiro: “Sí, eso está también expresado en muchos de los mencionados en el libro que parten de una matriz como un negocio agroganadero y se van diversificando, caso Martínez de Hoz. Ingresan al campo industrial para ampliar su riqueza, como en el caso del azúcar con el mismo personaje que fue dirigente ahí, luego se diversifican y generan negocios financieros locales e internacionales”.
¿Son personajes populares, no necesariamente del ámbito de la política, pero que se los conocen o apuntan a ser oligarcas?
libroVM: “Sí, yo diría que hay una puja ideológica muy fuerte. No todo el que identifica a Grondona, a Mirtha Legrand o a Marcos Aguinis, lo toma como su tarea principal de repetir todo lo que se escucha sobre nuestro país. Entonces, es bueno señalar que es eso lo que están haciendo para clarificar el por qué tienen una especie de verdad revelada, donde el interlocutor queda casi siempre fuera de juego. Como la típica frase de Mirtha Legrand: «lo dice la gente», y ya está (risas)”.
HM: “Hay una apropiación del discurso y la palabra. Un proyecto de país, anclado o supeditado en el poder internacional, con poco desarrollo propio, con poca autonomía, sin sectores sociales activos que se necesitan para llegar a discutir la distribución de la riqueza, como es el caso de la Industria. Todo eso necesita un soporte cultural y un soporte en la circulación de deformación de la palabra, en la que participan muchos de estos personajes. Fueron muy útiles, sin ninguna duda. Hay muchas de las afirmaciones que hace Legrand que son reproducidas livianamente por cualquier persona. Muchos repiten las frases de estos personajes, como la más conocida (la gente de sectores carenciados van a los actos por el pancho y la coca) y no es así”.
libroEl voluptuoso libro “Los Garcas, una tipología nacional”, de la editorial Planeta, es un gran trabajo de los hermanos Muleiro donde han empeñado gran parte de su tiempo para llevarlo a cabo. Vicente aclaró que esta labor “de ninguna manera fue difícil. Hugo me ha ayudado mucho en otros libros míos, y nos acoplamos bien. Lo que tiene esta clase de libros es que tienen una fecha de entrega que genera una serie de apurones que no nos deja trabajar de la manera que a mí me gustaría. Pero fuera de eso, yo no tengo nada que reprocharle (risas)”. Y Hugo se sumó: “Yo sí, pero en un reportaje que me hagas solo a mí te cuento (más risas)”.
Luego de toda esta investigación llevada a cabo por sus autores y una serie de colaboradores, María Seoane dejó una frase en su disertación que concluye con el resultado del libro: “Lamentablemente, todavía no se inventó la vacuna contra los garcas”.