El Poder Ejecutivo presentó seis proyectos de ley para reformar el Poder Judicial. El 8 de abril la Presidente anunció el proyecto de democratización y bregó por «una Justicia legítima y para todos”. Si tenemos en cuenta que este proyecto de democratización de la Justicia ataña a los tres y únicos poderes de la República Argentina, no resulta extraño que genere tanto revuelo en los medios (reconocidos por muchos como un cuarto poder), en la esfera política, y lo más importante siempre, en la sociedad.
El fin buscado es democratizar

Agustín Rossi
Agustín Rossi
El jefe del bloque de Diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, ya había informado el 13 de diciembre de 2012 que trabajarían en la búsqueda de un proyecto de ley que permita democratizar la justicia. El proyecto para democratizar el Consejo de la Magistratura busca dotarlo, junto al Poder Judicial de la Nación, “de condiciones que garanticen la efectiva participación de la comunidad en la toma de decisiones y la plena vigencia de los principios de publicidad de los actos de gobierno, transparencia en la gestión, control público de las decisiones y elecciones de jueces a través de mecanismos no discriminatorios que favorezcan la participación popular”. Igualdad, transparencia y participación llevadas a lo práctico.
Asimismo, se propone crear tres nuevas Cámaras de Casación. Una Cámara en lo Civil y Comercial, una en lo Contencioso Administrativo, y otra de Trabajo y Seguridad Social. El recurso de casación tiende a “garantizar la unidad de doctrina y con ello satisfacer la previsibilidad y seguridad jurídica”. Actualmente existe únicamente la Cámara de Casación Penal.
DiputadosEl proyecto que busca regular las medidas cautelares en procesos contra el Estado es el que mayor controversia causó. Determina que el tribunal o el juez que decrete una medida precautoria tiene que “fijar un plazo razonable de vigencia”. Eso implica que no supere  los seis meses en el proceso ordinario ni los tres meses en el proceso sumarísimo o de amparo. Desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y el movimiento “Justicia Legítima”, entre otros, advirtieron el riesgo de que con esta iniciativa se vean perjudicadas personas o colectivos que se encuentren en “situación de vulnerabilidad” (que inician una causa en contra del Estado) en cuanto a sus derechos fundamentales o como usuarios y consumidores. Plantean que, para ellos, es necesario facilitar el acceso a las cautelares. Pero están de acuerdo en limitar los reclamos patrimoniales de grupos económicos poderosos contra el Estado.
Este grupo tiene un punto válido. Es importante tener en cuenta que los gobiernos pasan y las leyes quedan. Por este motivo, si bien lo indicado puede no implicar un problema en el corto plazo, es importante prever las consecuencias que puede traer. El movimiento “Justicia legítima” presentó en el Senado un proyecto con algunas modificaciones del presentado por el Poder Ejecutivo.
Imagen del Facebook de Macri
Imagen del Facebook de Macri
Otras voces han tenido menos fundamentos para enfocar sus críticas, y también han sido menos constructivas. «Si la Justicia pasa a ser dependiente del poderoso de turno deja de ser justicia», escribió el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en un post de su cuenta de Facebook, por ejemplo. Incluso ha fomentado la asistencia a la manifestación del «18A», una marcha organizada para el día jueves. Los canales institucionales están abiertos también para presentar proyectos y mejoras en la sociedad. La queja sistemática y la falta de aportes propios son dos aspectos muy negativos, en lo macro y en lo micro, en los gobiernos y entre los individuos. Asimismo, la gente que más hace, más propone, más avanza, es también quien más críticas recibe, justamente porque hay materia para que se genere un debate. Así como aquel que nunca trabaja nunca se equivoca en una oficina, el que hace, se ve afectado por opiniones diversas.
Otro de los proyectos presentados fue la ley de ingreso democrático al Poder Judicial y al Ministerio Público Fiscal y de la Defensa. La idea es modificar el mecanismo de acceso y permitir el ingreso en igualdad de condiciones. También se implementarán concursos de antecedentes y oposición para acceder a los cargos letrados (secretarios, prosecretarios letrados, secretarios letrados).
A su vez, se propone la sanción de una ley que incluya la publicación obligatoria de todas las causas existentes en el Poder Judicial (en la Corte y tribunales inferiores). Esta iniciativa es altamente positiva para todos. Se creará un registro en donde constará el listado de causas de todo el Poder Judicial por internet, incluyendo el número de expediente, carátula, el objeto del pleito, el fuero de origen, la fecha de inicio y el estado procesal. Además, la Corte y las Cámaras tendrán que publicar el contenido de las sentencias, de las resoluciones y de las acordadas.
poder judicialFinalmente se presentó un proyecto de ley para transparentar el acceso a las Declaraciones Juradas de funcionarios, que dispone que todas las de los miembros de los tres poderes deban ser publicadas en internet, en el sitio de la Oficina Anticorrupción.
A veces parece que la crítica a cualquier medida, proyecto de ley o iniciativa viene más como consecuencia de un rechazo a un rumbo político social que a una verdadera discordancia.

Un comentario de “Reforma del Poder Judicial

Deja una respuesta