El pasado lunes 27 de septiembre se lanzó Registradas, programa creado por el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad y el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad de la Nación.

Esta iniciativa impulsada por el Gobierno Nacional tiene la finalidad de promover el acceso y la permanencia del empleo de las trabajadoras de casas particulares, garantizar sus derechos y su inclusión financiera y avanzar hacia la igualdad de género.

En este sentido, la participación del ministerio que dirige Elizabeth Gómez Alcorta, se debe a que el trabajo en casas particulares es una ocupación desempeñada en su mayoría por mujeres y esta serie de medidas impactaría inmediatamente en la cotidianeidad de ellas.

La propuesta de Registradas es incentivar la formalización y permanencia en el empleo, ya que el Estado Nacional paga una parte del sueldo de la trabajadora hasta $15.000 durante 6 meses a cuenta del pago que realiza la parte empleadora.

Además, transfiere el porcentaje restante por la parte empleadora, pago de los aportes, contribuciones y ART y establece la obligación de mantener el puesto de trabajo los 4 meses posteriores a la finalización del beneficio. Asimismo, brinda a las trabajadoras una cuenta gratuita en el Banco de la Nación Argentina (BNA) y acceso a beneficios bancarios.

Para acceder al programa, los requisitos son que las trabajadoras de casas particulares trabajen 12 horas semanales o más en el mismo hogar, sus tareas deben estar enmarcadas dentro de las categorías “Personal para tareas específicas”, «Caseros y caseras”, «Asistencia y cuidado de personas” o “Personal para tareas generales” y, por último, la parte empleadora debe tener ingresos brutos mensuales promedio, igual o inferior a $175.000, solo pudiendo registrar a una persona.

Para profundizar y conocer más sobre este incentivo, buscamos la palabra de la doctora Mariela Pisano, abogada y asesora de la Asociación Civil de Derechos Humanos Mujeres Unidas Migrantes y Refugiadas en Argentina (AMUMRA). Sobre Registradas, dijo que «el registro de las trabajadoras es sencillo, se hace a través de la página de AFIP, no tiene mayores costos”.

Respecto a los requisitos, señaló: “La trabajadora debe tener al menos doce horas semanales, algunas trabajadoras van a quedar excluidas precisamente porque trabajan menos horas semanales o tienen las horas repartidas en diferentes casas. Lamentablemente, no es para todas. La realidad es que esto es un impulso para la registración, no se trata de un beneficio directo para la trabajadora. El Gobierno trata de que con este beneficio los empleadores se vean tentados a registrar”.

Finalmente, la doctora Pisano se refirió también a la situación de las trabajadoras: «La mayoría son mujeres y sufrieron mucho en la pandemia, justamente por la exclusión del trabajo, la falta de registración, la falta de pago de salarios, en algunos casos justamente por la excusa de no contar con una cuenta bancaria para transferirle el dinero”.

Las inscripciones se encuentran abiertas desde el 1° de octubre hasta el 31 de diciembre de 2021.