El Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires presenta en el Museo del Cine la exposición “Retazos, Eduardo Lerchundi (1926-2018)”, una muestra que homenajea al diseñador de vestuario, desde el viernes 5 de julio en Caffarena 51, La Boca.

Esta exhibición forma parte del eje Modas del programa anual “Narrativas Cruzadas” de la Dirección General de Patrimonio, Museos y Casco Histórico en el que se interrelacionan las distintas formas de entender las dinámicas artísticas que atraviesan las colecciones de los Museos de la Ciudad, con las nuevas muestras y el público.

El 20 de octubre pasado murió Eduardo Lerchundi, uno de los más importantes vestuaristas del cine nacional. Vistió a Mirtha Legrand, Zully Moreno, Susana Freyre, Niní Marshall, Graciela Borges, Olga Zubarry, Mecha Ortiz, Laura Hidalgo, María Félix, Dolores del Río y Blanquita Amaro, entre otras grandes estrellas. Además, su talento contribuyó a delinear el perfil de Alfredo Alcón en “Nazareno Cruz y el lobo”, enmarcando una labor en el cine de más de 3 décadas.

La exhibición podrá visitarse desde el 5 de julio de lunes a viernes de 11 a 18 horas (martes cerrado) y sábados, domingos y feriados de 10 a 19 horas en la sede ubicada en Caffarena 51, La Boca. El valor de entrada es 50 pesos. Jubilados y universitarios con acreditación, y menores de 12 años tienen entrada libre y gratuita. Vale mencionar que los días miércoles es gratis.

Todos los sábados y domingos de julio, a las 16, un ciclo cinematográfico exhibirá varias películas con vestuario de Lerchundi. En agosto se proyectará un documental realizado por José Marchisio sobre su trayectoria y en septiembre se podrán apreciar filmes en los que se destaca la labor de otros vestuaristas contemporáneos.

Sobre la exhibición

A meses de su fallecimiento, el Museo del Cine presenta esta exhibición, con curaduría de María del Carmen Vieites, que integra el eje Innovación de Narrativas Cruzadas y articula distintos módulos donde se combinan bocetos, figurines de vestuario, fotografías, piezas audiovisuales y un ciclo de cine.

El público podrá conocer el boceto que el vestuarista preparó para Zully Moreno en “Celos”, el figurín de vestuario para Laura Hidalgo en “El túnel”, para Blanquita Amaro en “Mi viudo y yo”, así como los trazos que definieron la silueta de la gran estrella mexicana María Félix en “La pasión desnuda”. La suntuosidad de Analía Gadé en “Los hermanos Corsos” convive con la grácil y cándida figura de Lolita Torres en “Novia para dos”, del figurín de vestuario a la realidad podrá apreciarse el diseño y la monoprenda usada por Mirtha Legrand en “La pequeña señora de Pérez se divorcia”.

Su especialización en películas de época puede apreciarse en “Albéniz”, donde vistió con un distinguido frac a Pedro López Lagar, cuya prenda original podrá verse, o los diseños para Carmen Sevilla en “Embrujo de amor”, así como también el chaleco usado por Carlos Cores en “El juramento de Lagardere” con las historias de capa y espadaentre otros. La muestra presenta también bocetos y fotos de Alfredo Alcón, Nora Cullen y Juan José Camero de su último gran trabajo para el cine, el clásico de Leonardo Favio “Nazareno Cruz y el lobo”.

Al respecto, vale recordar las palabras sobre “Nazareno Cruz y El Lobo” de Eduardo Lerchundi: “Favio me llamó y me dio a leer el guión de ‘Nazareno Cruz y el lobo’ (1975) y pensé: por fin voy a hacer algo diferente. Estaba harto de hacer películas de teléfonos blancos y vampiresas porque ya no me gustaban los argumentos. Favio me dijo: ‘Es una leyenda europea, luego trasladada a América, la del lobizón, yo la veo en un ambiente campestre, muy primitivo, pero no quiero que el vestuario sea gauchesco. Imaginá algo que no tenga ni época ni tiempo’. Así el concepto que me impuse fue hacer un vestuario funcional y surrealista”.

Sobre Eduardo Lerchundi

Como vestuarista, Lerchundi engalanó algunos de los grandes clásicos del cine nacional, pero también vistió a la gran soprano Anna Moffo para “La Traviata” en la segunda visita de la cantante en 1965 al Teatro Colón, porque nuestro primer coliseo y su Instituto Superior de Arte fueron también su segundo hogar junto a los escenarios del Cervantes, Odeón, San Martín y Argentino de La Plata, que tampoco fueron ajenos a su talento y a su memoria plagada de recuerdos con más de siete décadas en actividad. “Mi nombre verdadero es Cecilio Eduardo Lerchundi pero sucedió que en la Escuela de Bellas Artes donde estaba estudiando tenía un compañero que se llamaba Cecilio, era Cecilio Madanes, y yo dije ‘ya hay otro Cecilio’ que ya iba tomando nombre en la Escuela como director y se iba destacando. Me parece que tengo que suprimir mi primer nombre, voy a quedarme con Eduardo. Suena mejor”, recordaba Eduardo Lerchundi en la entrevista que José Marchisio le realizó para “Los hacedores del cine argentino”. Con Madanes realizarían varias obras de éxito en el Teatro Caminito.

Lerchundi murió el pasado 20 de octubre a los 92 años y dejó una de las trayectorias más importantes dentro del vestuario en el espectáculo argentino.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.