Este lunes se inauguraron las Sesiones Ordinarias en el Congreso de la Nación y, si bien el discurso presidencial estuvo principalmente enfocado en la gestión de la pandemia para este 2021, no pudo obviar lo referido en materia de violencia de género y diversidad sexual.

El presidente Alberto Fernández expresó: “Quiero proponerles que convirtamos a la lucha contra la violencia de género en una política de Estado”. En el primer tramo de su discurso, enumeró las políticas públicas llevadas adelante hasta el momento, tales como la elaboración del presupuesto nacional con perspectiva de género, el cupo laboral travesti trans en la Administración Pública Nacional y la Ley Micaela. Asimismo, destacó el cumplimiento de su promesa de campaña plasmado en la promulgación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y la «Ley de los 1.000 días». El mandatario también enfatizó en que, “por primera vez, elaboramos un presupuesto nacional con perspectiva de género”.

Dado el recrudecimiento de femicidios que golpea fuertemente a nuestra sociedad, Fernández manifestó: “Quiero proponerles que convirtamos a la lucha contra la violencia de género en una política de Estado y una política de la sociedad. Lo hicimos con ‘Memoria, verdad y justicia’. Ahora vamos a hacerlo también con la intolerancia a estas violencias”.

En este sentido, anunció el Programa AcompañAR destinado a asistir a mujeres víctimas de violencia de género y se ampliaron las capacidades de la línea 144 y se creó el Consejo para la Prevención y el Abordaje de femicidios, travesticidios y transfemicidios.

Además, informó sobre la construcción de 14 Centros Territoriales en distintas provincias del país para abordaje integral de las violencias por motivos de género y la puesta en marcha del Programa de Acceso a Derechos para personas en situación de violencia, que contará con equipos interdisciplinarios que asistan y acompañen a mujeres y diversidades en todo el territorio nacional.

El Jefe de Estado recordó que el Gobierno presentó al Congreso el Proyecto para la creación de un Sistema Integral de Cuidados y consolidación del Mapa Federal de cuidados y anunció la construcción de 800 jardines de infantes en todo el país que dependerán del Ministerio de Desarrollo Social.

Finalmente, fue muy crítico sobre el accionar de la Justicia, argumentando que esta fue deficitaria en los procesos vinculados a la violencia de género y que su reforma es una demanda impostergable de la sociedad en su conjunto.