A través de un referendo que tuvo lugar en julio de este año, se obtuvo un 66,8% de votos a favor del matrimonio, las adopciones igualitarias y la subrogación de vientres. Este nuevo Código de las Familias sustituirá la legislación de 1975, vigente en la actualidad.

Hay que resaltar que el acceso a estos derechos para la ciudadanía fue respaldado fuertemente desde el gobierno, a través de una intensa campaña mediática y en redes sociales.

En cuanto a la participación en esta votación, según el Consejo Nacional Electoral (CEN), ejercieron su derecho al voto 6.251.786 electores, equivalente al 74,01% del padrón. Del total de 5.891.705 votos válidos, 3.936.790 fueron por el sí (66,87%) y 1.950.090 por el no (33,13%). Un dato no menor es que es el porcentaje más alto de votos negativos que haya recibido el gobierno cubano.

El nuevo Código de las Familias cubano define el matrimonio como la unión «entre dos personas», abriendo la puerta al casamiento igualitario y a la adopción para parejas del mismo sexo.

A su vez, permite reconocer legalmente a varios padres y madres, además de los biológicos, así como la gestación subrogada, en tanto suma otros derechos que favorecen a los niños, ancianos y discapacitados.

Por su parte, el presidente Miguel Díaz-Canel se expresó a través de Twitter: «Aprobar el #CódigoDeLasFamilias es hacer justicia. Es saldar una deuda con varias generaciones de cubanas y cubanos, cuyos proyectos de familia llevan años esperando por esta Ley. A partir de hoy seremos una nación mejor».

Deja una respuesta