Este viernes en el Noticero conversamos con Adriana Metz, quien pertenece a la organización Abuelas en la filial Mar del Plata y busca a su hermano, desaparecido en 1977 en Bahía Blanca, en tiempos de la dictadura cívico militar en Argentina.

Adriana relata que «mi mamá estaba embarazada de cinco meses y por testimonios de sobrevivientes sabemos que mi hermano nació el 17 de abril de 1977 en el centro clandestino de detención ‘La Escuelita’ en Bahía Blanca». «Entendemos que no solamente nos falta a nosotros esa persona que secuestraron y robaron su identidad sino a la sociedad entera, que le faltan casi 300 jóvenes de entre 40 y 45 años». «Mis papás eran militantes en Bahía Blanca y fueron secuestrados en Cutral Co, en Neuquén, y desde los levantaron y secuestraron junto a otros compañeros, en un plan sistemático de robo de bebés y aniquilación», aunque al momento de contar sobre sus padres hasta la actualidad le resulta dificultoso poder expresarse. «Esta grandota sigue llorando como cuando tenía un año».

Al respecto del negacionismo, manifiesta que «no se entiende aún cómo hay gente duda de eso, si bien se puede no compartir y decir ‘no me tocó’ o ‘no me importa’, como sociedad nos afecta, estamos interpelados por esta situación. El 24 de marzo de 1976 comenzó oficialmente la dictadura cívico militar».

En cuanto al accionar de Abuelas, las activistas que siguen en la búsqueda de identidades arrebatadas en nuestro país durante el periodo 1976-1983, Adriana detalla que «las personas que tienen dudas sobre su origen, saben que las Abuelas estamos trabajando para ellos». «Con la nueva campaña apuntamos a las personas que tienen información, que conocen a alguien que saben que no es hijo biológico de quienes le criaron y que, ante la palabra adopción, está ‘flojita de papeles’. Entonces, una adopción es legal, si no hay papeles hay apropiación. Si no se animan a hablar con la persona en cuestión, bueno, que se animen a contárselo a las Abuelas que nos manejamos con absoluta confidencialidad».

Finalmente, sobre cómo es el procedimiento en las actividades que realizan, «las personas que se comunican, completan el formulario y los distribuimos desde Capital Federal hacia las filiales. Una vez que me llegan, primero contacto por teléfono para ver si puedo llamar o si me da un horario. Si no tengo respuesta, mando un mail presentándome y que vamos a intentar solucionar sus dudas sobre su identidad. Llegada la situación, si están de acuerdo en hacerse la extracción y comparación de su ADN con el Banco Nacional de Datos Genéticos. Eso se presenta en la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) y, una vez que se encuentra vía documentación el origen biológico, se le notifica que se halló y es un caso cerrado».

Audio completo de la nota