En un resultado conocido de antemano, Gildo Insfrán fue nuevamente reelecto como gobernador de Formosa y en diciembre de este año comenzará su séptimo mandato.

Insfrán es el único gobernador argentino que está continuamente en el cargo desde 1995. A eso hay que sumarle que en los períodos de Vicente Joga al mando de la provincia, desde 1987 a 1995, fue vicegobernador y durante el mandato de Floro Bogado, el primero desde el retorno democrático en 1983 hasta 1987, fue diputado provincial. Sin ninguna duda, la vida de Insfrán depende del Estado.

A la cabeza de un conglomerado de 22 partidos unidos en el Frente de la Victoria, el binomio Gildo Insfrán-Eber Solis obtuvo el 72% de los votos y superó ampliamente al Frente Amplio Formoseño que postulaba a Adrián Bogado y Iván Kaluk, que alcanzó el 27,52%. Un ínfimo 0,50 por ciento obtuvo el Partido Obrero con la candidatura de Natalia Coronel. Bogado es hijo del exgobernador formoseño Floro Bogado, quien fuera el vicegobernador en todos sus mandatos hasta su muerte en 2017.

«Este resultado ratifica que el camino que elegimos es dar respuestas para volver a tener el 10 de diciembre un gobierno de tinte nacional y popular en la Casa Rosada», señaló el reelecto gobernador. «Esta es la demostración más cabal de que la unidad está en Formosa por sobre todas las cosas», añadió y mencionó las victorias del Justicialismo en los comicios de Santa Fe, San Luis y Tierra del Fuego.

Además, sostuvo que «esto demuestra que el camino elegido hace mucho tiempo, es decir la unidad, es la respuesta para volver a tener desde el 10 de diciembre en la Casa Rosada un gobierno de tinte nacional y popular», y remarcó que «todos los resultados a lo largo y ancho del país demuestran que el pueblo argentino quiere un verdadero cambio y no un cambio ficticio».

Por último, Insfrán señaló que «con Eber, mi compañero de fórmula, quien representa nada menos que el trasvasamiento generacional en nuestro territorio, me siento muy orgulloso de este ejercito invencible que son ustedes».

Los formoseños eligieron también a quince diputados provinciales , 27 intendentes de regiones de la provincia y renovaron la mitad de los consejos deliberantes locales. Es la primera vez desde 2007 que las elecciones provinciales no se efectúan simultáneamente con las generales nacionales. Formosa es gobernada desde 1983 por el peronismo.

A nivel provincial, las elecciones para la legislatura unicameral también las ganó el justicialismo con la candidatura de Felipe Cabrera con el 72,27%, mientras Osvaldo Zárate de la Confederación del Frente Amplio obtuvo el 23,99 por ciento.

Adrián Bogado agradeció en una carta a sus votantes y afirmó que «aquí hay un comienzo, nace algo nuevo» en la provincia. Bogado, diputado del peronismo, fue la cara de Cambiemos en las elecciones. «Seguramente esperábamos una diferencia menor. Ahora es tiempo de reflexionar, con calma», señaló en la misiva, y afirmó que «a pesar del resultado, siento que hemos podido explicar nuestras ideas. Seguramente con el tiempo cosecharemos lo sembrado».

Finalmente, expresó que «los momentos difíciles son en los que debemos ser más sensatos, por eso a todos les digo que es momento de mirar al futuro con fe y esperanza porque tenemos nuestras convicciones intactas».

El reino de Insfrán

La provincia de Formosa es una de las tres que tiene la reelección indefinida de sus gobernadores, junto con Santa Cruz y Catamarca. En 1991 Insfrán modificó el artículo que impedía la reelección sin límites.

Además, la provincia tiene una población de 550 mil habitantes, de los cuales el 80% se concentran en la ciudad capital y en Clorinda. Un alto porcentaje de los habitantes no tiene agua potable ni red de gas. Es una de las provincias con mayor nivel de mortalidad infantil y materna. Todos los registros se mantienen desde hace años e lnsfrán aferrado al sillón, también.