«Todos los migrantes tienen derecho a igual protección de todos sus derechos humanos. Esos principios están consagrados en el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular. Sin embargo, a menudo escuchamos relatos dañinos y falsos sobre los migrantes. Y, a menudo, los vemos enfrentarse a penurias indecibles como resultado de políticas moldeadas más por el miedo que por los hechos», aseguró António Guterres en su mensaje oficial para la fecha que se celebra cada año.

En el Día Internacional del Migrante este 18 de diciembre, el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) instó a los líderes y personas de todo el mundo a dar vida al Pacto Mundial de Migración, para que esta funcione para todos.

Pacto Mundial para la Migración

A nivel mundial, hay más de 270 millones de migrantes. En diciembre pasado, los países acordaron el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular después de 18 meses de consultas y negociaciones. Sus objetivos abordan el problema en todos los niveles, incluida la mitigación de los factores que llevan a las personas a abandonar sus países de origen para buscar trabajo u otras oportunidades.

«Cada persona que migra tiene sus propios motivos para dejar sus hogares y familias, y cada una de estas personas tiene sus propias experiencias únicas a lo largo del viaje: su propia historia personal de exilio y pertenencia», dijo la alto comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

«Con frecuencia he expresado mi preocupación por las actitudes y el comportamiento que rechazan, deshumanizan, excluyen y atacan a los migrantes», manifestó Bachelet.

En el Día Internacional del Migrante, la Alta Comisionada alentó a las personas de todo el mundo a celebrar «lo que nos une» ya que, al hacerlo, se pueden superar las diferencias y los obstáculos. «Es aquí donde todos nosotros encontramos que pertenecemos», concluyó.

El caso América Latina

Un total de 634 migrantes y refugiados murieron en lo que va del año en América Latina, la cifra más alta en seis años. Más de 157, la mayoría venezolanos, se ahogaron en el Caribe. La Organización Mundial para las Migraciones pide vías legales y seguras para evitar que las mafias controlen el proceso.

Es una cifra muy superior a la de 2018 cuando fallecieron 24 personas. El portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones, Joel Millman, explicaba que las causas se explican «con una sola palabra que empieza por V: Venezuela».

«Hay más de cuatro millones de personas circulando, la mayoría en los últimos dos años». «Ese volumen de gente en movimiento resulta en más víctimas mortales». El portavoz de la Organización destacó que el corredor que va de Centroamérica al norte es ahora tan mortal como el Mediterráneo Central.

Menos migrantes en el mediterráneo

En el Mediterráneo, 2019 puede terminar con menos de 100.000 llegadas, algo que no ocurría desde hace seis años. Hasta ahora, a Europa fueron por mar 91.568 personas, un 11% menos que hace un año. El número de fallecidos también disminuyó hasta los 1.091, menos de la mitad que en 2018.

Las llegadas de este año a Grecia y España están en 50.371 y 22.343, respectivamente. Para Grecia supone un aumento del 75% frente al año pasado, para España es una cifra un 50% inferior.

Italia y Malta recibieron muchos menos inmigrantes, sin embargo, la ruta para llegar a esos países sigue siendo la más mortal. 695 personas se ahogaron allí, comparado con 325 en la ruta a España o 71 en la que llega a Grecia y Chipre.

Proyecto Migrantes Desaparecidos

El Proyecto Migrantes Desaparecidos rastrea incidentes que involucran a migrantes, incluidos refugiados y solicitantes de asilo, que murieron o desaparecieron en el proceso de migración hacia un destino internacional.

Este proyecto lleva seis años registrando las muertes en las rutas migratorias de todo el mundo. Desde el 2014, se contabilizaron 33.984 fallecimientos, incluyendo 2.822 este año. Sin embargo, el número real es probablemente mucho más alto, dado que es muy complicado conseguir información sobre estas personas y las circunstancias de sus muertes.

El hogar es donde estemos todos

Para los migrantes, la Navidad se vive distinta. Lejos de su lugar de origen y sus raíces, luchan por conservar la dignidad y seguir unidos. Extendemos nuestros brazos para abrir nuestras mentes y aceptar la migración como un proceso mundial e histórico que no nos divide, más bien nos une.