Parece que esperar la llamada de un gran amor del pasado o cambiar impulsivamente el rumbo de nuestra vida a causa de una promesa idílica son fantasías demodé. Pero las risas, suspiros, ruidos nerviosos, silencios elocuentes y aplausos del público que asiste al Teatro El Picadero los martes a las 20 horas a ver el espectáculo «Sólo llamé para decirte que te amo» sugieren lo contrario.

Esta obra teatral que evoca la famosa canción ochentosa de Stevie Wonder «I just called to said i love you» cuenta la historia de Patricia, una mujer que lleva a cuestas el peso de mantener a sus dos hijos mellizos (ambos con edad más que suficiente para independizarse), su yerna, su hermana y a la abuela de la familia que parece vivir una segunda adolescencia.

Aún en tiempos de feminismo, la vigente figura de una mujer que sacrifica su propia realización personal, placer y amor propio, bajo el yugo maltratador de una familia desconsiderada que pudiera ser cualquiera de las nuestras, fue llevada a escena con una simpleza que la hace aún más contundente para los que ocupan las butacas de la sala. Usando el humor como vehículo, el texto de Nelson Valente y la interpretación que de él hacen los actores y actrices del elenco, nos conectan con problemáticas cotidianas que muchas veces minimizamos por estar tan enraizadas en nuestra rutina hogareña latinoamericana.

Resulta difícil no pensar en nuestras madres y en todo lo que abandonaron por nuestro bienestar, pero resulta más duro registrar que pudimos ser nosotros mismos quienes coartamos su felicidad en algún momento por la comodidad de dejarnos cuidar.

Durante los 60 minutos de espectáculo, los gritos de un hogar caótico nos obligan a valorar los silencios, las miradas y las acciones precisas. Hacia el final, la ausencia de textos inunda de satisfacción a un público hambriento de justicia, a la vez que lo ahoga con la evidencia de que el rol femenino será heredado.

La obra transitó varios formatos escénicos. Inicialmente se realizaba en las casas de los espectadores usando el living, la cocina y demás espacios propios de la privacidad familiar como escenario. De esta forma hicieron funciones desde 2016 y actualmente se integran a la programación del Teatro El Picadero, ubicado en el Pasaje Santos Discépolo 1857, en la Ciudad de Buenos Aires.

Conforman el elenco Mayra Homar, Marianela Pensado, Julia Eva Saggini, Puchi Labaronnie, Lide Uranga, Ramiro Delgado, Guido Botto Fiora y Juan Pablo Kexel. Nelson Valente es su director y dramaturgo, y Mayra Homar la actriz protagónica. Ambos confiaron detalles del montaje a puntocero en una entrevista ofrecida a Buenos Aires Cosmopolita.