Tras la polémica desatada por la posibilidad de que la Universidad de Buenos Aires (UBA) no pudiera funcionar durante el segundo semestre de 2016 por la falta de fondos, el Gobierno Nacional anunció un incremento en el presupuesto de las universidades públicas por un monto de 500 millones de pesos.
El presidente Mauricio Macri dijo que este aumento es «para acompañar el costo del funcionamiento así como la reparación de instalaciones y terminar las obras en las universidades públicas». Tras reunirse con los rectores de diferentes casas de altos estudios, el mandatario remarcó que se realizó «una ampliación de presupuesto para los costos de funcionamiento de 500 millones de pesos» y añadió que «esto demuestra la importancia que tiene para nosotros el rol de la universidad pública». En el encuentro también estuvieron presentes el jefe de gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Educación, Esteban Bullrich.
«Se está dejando atrás una etapa muy difícil en la que no existió un diálogo como este que llevamos a cabo, ni un trabajo en equipo. Lo que nos lleva a la Argentina del Siglo 21 es una educación que de las herramientas necesarias para que alcancen el trabajo», expresó el Presidente, y sostuvo que «para nosotros la Universidad pública cumple un rol enorme y por eso hay una necesidad de acompañarla».
Por otra parte, dijo que la cuestión de incrementos salariales para los docentes universitarios y «la facultad y capacidad en el tema de la negociación paritaria» es del ministro Bullrich, aunque señaló que las paritarias en la educación deberán ser «encaradas libremente» como se ha hecho «sector por sector» en todo el país.

Problemas de funcionamiento

La última semana la UBA aprobó un presupuesto provisorio hasta agosto en el que no se registra la actualización de los gastos de funcionamiento del presupuesto 2015. Ante esto, la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) se manifestó frente al Rectorado en rechazo del presupuesto que se estaba votando por tener «un cero por ciento de aumento en gastos de funcionamiento».
La preocupación de las autoridades universitarias por el recorte del presupuesto y los efectos de la suba de tarifas en el funcionamiento de las Universidades generó que la Federación de Docentes de las Universidades Nacionales (FEDUN) convoque a un paro general este jueves.
Luego del anuncio presidencial, el secretario general de la CONADU Histórica, Luis Tiscornia, dijo que es «insuficiente» el aumento para poder afrontar los gastos de funcionamiento universitario. «No creo que esta partida resuelve el problema, pero incluso si resolviera la emergencia de pagar la tarifa de luz, es insuficiente. Tengamos en cuenta que el contexto es un 25% de inflación que sufrimos desde diciembre, que carcome los salarios y el presupuesto de las universidades», afirmó el gremialista.
«El anuncio de los $500 millones es una puesta en escena, si un país discute pagar la luz de las universidades públicas está comprometiendo su futuro y el de su educación. Es muy complicado, el aumento de los servicios fue brutal, en un marco de atraso de las partidas y suspensión de convenios», sostuvo Tiscornia.
Además, el sindicalista precisó que «su el tema es el presupuesto, el 90% está constituido por los salarios y las paritarias fueron un fracaso. La propuesta del incremento salarial es inaceptable, es una reducción salarial».
Tiscornia criticó los dichos del Jefe de Estado en el sentido de que los rectores universitarios «asuman un fuerte compromiso de reducir el consumo de energía» para colaborar con el Gobierno «en la lucha contra el cambio climático», ya que «eso es muy complicado, en algunas hasta funcionan hospitales».
Por su parte el rector de la UBA, Alberto Barbieri, se mostró esperanzado con los anuncios y señaló que aunque no se especificaron montos para cada universidad, el Gobierno se comprometió a distribuir las partidas para los hospitales universitarios, uno de los ítems incluidos en el presupuesto nacional y que todavía no se hizo efectivo.