Foto: Télam
Foto: Télam
El domingo tuvo a Rafael Nadal y Novak Djokovic, los líderes del ranking mundial, la mayor rivalidad de la historia del tenis, con 39 enfrentamientos (22 para Rafa, 17 para Nole). Fue un lujo tener a estos dos tenistas, que jugaron la final del Masters de Londres, con el serbio que venía de perder la Copa Davis en Belgrado ante República Checa y salieron del invierno europeo para llegar a los más de 30 grados del verano porteño (aunque aún estemos en primavera) en una visita inolvidable. Durante el año se matan por la cima del ranking y, en lugar de irse de vacaciones, vinieron a regalar un momento inédito en el país y a demostrar que la rivalidad queda solamente en la cancha y que esto es un juego.
Foto: Télam
Foto: Télam
Nadal ganó 6-4 y 7-5 bajo un día terriblemente caluroso, en un buen partido, no se guardaron nada, pusieron todo en un día complicado y con el trajín que arrastran durante todo el año. Nole imitó a Rafa, remera arremangada, sacarse el calzón, la transpiración de las cejas y jugó con la mano izquierda. La copa la entregó el actor Will Smith, de paso por Buenos Aires para grabar una película en San Telmo. La música de «Men in black» hizo bailar a todo el público y al mismo Nole en un cambio de lado. «It’s showtime, here in Buenos Aires», con palabras en español del tenista serbio y del actor norteamericano. Se vivió una fiesta, uno de esos días que quedan para siempre entre quienes pudieron verlo, ya sea en la cancha como frente al televisor.
Foto: Télam
Foto: Télam
Los argentinos tuvimos una final de Masters de Londres, de US Open, de Roland Garros, otra de Australia en 2012 y de Wimbledon en 2011 y supimos disfrutarlo como se merece. El tenista de Manacor dejó abierta una puerta con una declaración cuando recibió la copa: «Les prometo que estaré muy prontito por aquí». Ya confirmó que jugará en Sao Paulo, veremos si se da una vuelta por el ATP porteño en febrero.
Djokovic imitó a Nadal en pleno partido

Nole, un «cuervo» en el Perito Moreno
Foto:  Atp World Tour
Foto: ATP World Tour
Djokovic recibió una camiseta de Boca Juniors del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, pero el club de Boedo se hizo conocido mundialmente por su hincha más famoso: Jorge Bergoglio. «Quiero una camiseta del equipo del Papa Francisco», dijo el serbio y el vicepresidente del Ciclón, Marcelo Tinelli, lo hizo socio honorario con la velocidad de la luz. De todas maneras, tanto Nole como Rafa visitaron la Bombonera, jugaron al tenis con chicos de una villa y hasta se fueron al glaciar Perito Moreno para pelotear con Rafa Nadal y promocionar el turismo en Argentina.
Nadal en Unquillo. Foto: Twitter Nadal
Nadal en Unquillo. Foto: Twitter Nadal
El español fue recibido por David Nalbandian para jugar en Córdoba, ambos comparten al mismo representante y el español se dio una vuelta por Unquillo, antes del encuentro en el Estadio Orfeo.
Djokovic y Nadal son dos ciudadanos del mundo y en toda la Argentina serán huéspedes de honor por siempre y para siempre.
La visita de Nole a Villa Soldati

Nadal, en la Villa 20 con los chicos del barrio

Tenis en los hielos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.