Fue una idea interesante, pero que quedó en la nada. Con motivo de celebrarse el 21 de septiembre el Día de la Paz, la firma Burger King ofreció a su principal competidora, McDonald’s, crear de manera conjunta una hamburguesa como modo de poner una tregua de un día a la guerra comercial que vienen manteniendo desde hace varios años.

La ONU creó el Día Internacional de la Paz en 1981 en coincidencia con la apertura de su sesión inaugural anual en septiembre. En el 2001, la organización designó el 21 de septiembre como el día anual de «no violencia y cese del fuego».

El nombre de la hamburguesa propuesta era McWhopper que, además de los nombres característicos de los productos vendidos por cada compañía, también en lo que hace al sabor y productos utilizados para prepararlo sería una conjunción de ambas. La iniciativa tendría tan solo un día de duración y se haría solo en la ciudad estadounidense de Atlanta.

En un comunicado, Burger King señaló que sugería esta idea «con el objetivo de concienciar al mundo sobre la importancia del Día de la Paz». Además aclaraba que «McDonald’s es libre de aceptar o rechazar la oferta; si decide no participar, no ocurrirá nada malo, ya que la paz no siempre es fácil de conseguir».

Asimismo, «en caso de que dijesen que sí, los fans de las hamburguesas podrían disfrutar de una experiencia culinaria única inspirada en el sabor de la paz; sería estupendo que aceptasen; haríamos historia y generaríamos mucho ruido alrededor del Día de la Paz», se mencionaba en el texto.

Por su parte, Fernando Machado, vicepresidente senior para la gestión global de marca en Burger King Corporation, explicó que «nuestra oferta está diseñada para sensibilizar lo máximo posible del Día de la Paz y del trabajo que realiza la organización sin ánimo de lucro ‘Peace One Day’ que lo promueve».

Si deciden no participar, «esperamos al menos aumentar la ayuda financiera necesaria y la concienciación sobre la gran causa que representa el Día de la Paz; ambas opciones merecerán cualquier esfuerzo», indicó Machado.

Sin embargo, la propuesta fue rechazada por McDonald’s. Su CEO, Steve Easterbrook, publicó en el Facebook oficial de su compañía que aunque la iniciativa está inspirada en una buena causa, considera que ambas empresas pueden hacer mucho más para la causa de la paz y trabajar conjuntamente para  concienciar al mundo sobre la importancia y el valor de la paz e invita a Burger King a unirse para realizar un esfuerzo global. Si bien finaliza el texto con un «estaremos en contacto», pareciera que la idea lo tomó por sorpresa si tenemos en cuenta que vino desde la competencia.

Jeremy Gilley, quien fundó en 1999 Peace One Day, organización sin fines de lucro que trabaja para intentar alcanzar la paz mundial, había apoyado la iniciativa y consideró que «es un claro ejemplo del ámbito empresarial para unir a dos compañías y conseguir que dejen sus diferencias a un lado».