Finalmente, tras años de disputa, se realizó el traspaso de la Policía Federal, que cumple funciones en las 54 comisarías de la Ciudad de Buenos Aires, a la órbita del gobierno porteño.
En un acto celebrado en el Salón Blanco de la Casa Rosada, el presidente Mauricio Macri dijo que con este traspaso se inicia «una nueva etapa» en busca de «soluciones concretas para que la gente esté mejor» y remarcó que durante la campaña, cuando visitaba un barrio, el reclamo era «más seguridad».
El Jefe de Estado sostuvo que «esta ciudad tiene que volver a ser una de las más seguras del mundo y la Argentina tiene que volver a ser un lugar para vivir con tranquilidad» y pidió el compromiso del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, para que en la ciudad vuelva a haber estadísticas públicas claras, que permitan tener un mapa del delito para que, mes a mes, no tengamos que estar confiando en sensaciones o palabras sino en estadísticas confiables para que la ciudadanía verifique si vamos mejorando». Además, Macri dijo que «la suma de capacidades existentes en la Ciudad sí o sí va a dar resultados concretos para que la gente esté mejor».
Por su parte, Rodríguez Larreta aseguró que en lo que hace al presupuesto, el costo de la transferencia será neutro y que el mismo «es con recursos. Nadie gana ni nadie pierde un peso. Lo que gasta hoy la Policía Federal pasa a la ciudad». Además, dijo que esta decisión es un paso adelante para «ir mejorando un poquito cada día la seguridad, posiblemente la principal preocupación en la ciudad».
También señaló que los efectivos de la Federal se deben quedar tranquilos, porque «vamos a trabajar bien, vamos a iniciar un proceso de convergencia». Es importante destacar que los más de 21.000 miembros de la nueva fuerza policial tendrán, por ahora, jefaturas tanto de la Policía Federal como de la Metropolitana. Al respecto, Larreta sostuvo que el objetivo es «tener una sola fuerza».
Por su parte, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, expresó que la Policía Federal «estará mucho más presente en cada una de las provincias a través de agencias federales» dedicadas a la lucha contra el delito complejo y el crimen organizado. «Esto para el país será muy positivo. El país gana y la Ciudad gana, ganan todos los ciudadanos del país con una policía preparada contra el crimen organizado», afirmó. Su par porteño, Martín Ocampo, admitió la diferencia de escalas salariales entre ambas fuerzas pero subrayó que se trabajará para lograr «la homogenización salarial» y afirmó que «ningún efectivo va a perder los derechos que hoy tiene».

Puntos principales del acuerdo

1. La Ciudad se hace cargo de todas las funciones y facultades de seguridad en todas las cuestiones no federales para ser ejercidas en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La Nación conserva las estructuras, el personal, los bienes y los servicios necesarios para asegurar la función de seguridad en materia federal en el territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
2. La Nación transfiere a la Ciudad junto con la totalidad del personal, organismos, funciones, competencias, servicios y bienes, tanto materiales (muebles e inmuebles) como inmateriales (sistemas informáticos, de seguimiento y/o de comunicación), junto con los contratos en ejecución y todos aquellos bienes y servicios con los que cuenten y utilicen al 1° de octubre del año 2015 y los que hayan ingresado hasta la fecha de suscripción del Convenio, que tengan por objeto garantizar el desempeño de la labor de seguridad de la Ciudad en materia no federal, las siguientes áreas, total o parcialmente, según un cronograma definido: Superintendencia de Seguridad, Metropolitana, la Superintendencia de Bomberos, la Superintendencia de Policía Científica, la Superintendencia de Investigaciones Federales, de la Superintendencia Federal de Tecnologías de la Información y Comunicaciones y la Superintendencia de Aviación Federal.
3. También se prevé la transferencia del personal, organismos, funciones, competencias, servicios y bienes, tanto materiales (muebles e inmuebles) como inmateriales y los contratos en ejecución afectados a las áreas de la Policía Federal Argentina que entre sus funciones desempeñen tareas relativas a la labor de seguridad de la Ciudad en materia no federal.
4. Con el fin de garantizar los derechos e intereses generales de los habitantes residentes y toda persona en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como así también garantizar los derechos de los agentes policiales y del personal que coadyuve a su función, la transferencia será materializada de manera gradual y progresiva, ordenada en dos etapas: a) Etapa de Transición prevista por el plazo de un (1) año, durante la cual, sin perjuicio de la transferencia efectiva que se efectúa por el presente, ambas partes se comprometen a realizar sus mayores esfuerzos y brindar el servicio de seguridad necesario para que a través de las áreas pertinentes, se ejecute de manera gradual la transferencia respecto de cada uno de los agentes, organismos, funciones, competencias, servicios y bienes a los que refiere el presente Convenio, hasta su implementación apropiada en la Ciudad. El plazo asignado a esta primera etapa resulta ordenatorio y podrá ser prorrogado por las parte de común acuerdo. b) Etapa de Consolidación: vencido el plazo de la etapa de transición, durante la cual la Nación continuará brindando apoyo a la Ciudad en todas aquellas materias relativas al traspaso que sean específicamente requeridas y por el plazo que al efecto las partes establezcan.
5. Las dos partes garantizarán de manera recíproca la prestación de todas las funciones de las áreas transferidas a la Ciudad y aquellas que continúan en el ámbito de la Nación, que sean necesarias para asegurar el servicio de seguridad en ambas jurisdicciones. Para ello las partes suscribirán los protocolos de actuación y colaboración pertinentes que aseguren el servicio de seguridad en ambas jurisdicciones.
6. Acordaron la transferencia y cesión en propiedad a la Ciudad de todos los bienes inmuebles que se encuentran afectados de manera exclusiva a la función de seguridad local.
7. La Nación renuncia y reintegra a la Ciudad la tenencia y uso precario gratuito otorgado sobre los bienes inmuebles pertenecientes a esta última en la Ciudad de Buenos Aires, siendo ello aceptado por la Ciudad.
8. Los agentes públicos transferidos conservan el escalafón, remuneración, antigüedad, derechos previsionales y de cobertura social que tuvieran al momento de la transferencia, o sus equivalentes de acuerdo a la normativa vigente, de conformidad con el Artículo 11 de la Ley N° 24.588, debiendo acatar los protocolos y normas de actuación referidas al desempeño de sus funciones y misiones como agentes policiales.
9. Durante el tiempo que insuma la etapa de transición y consolidación cada jurisdicción llevará adelante las modificaciones y adecuaciones normativas, administrativas y operativas que se necesiten para la ejecución de la transferencia del personal, organismos, funciones, competencias, servicios y bienes provenientes de la Nación a la Ciudad.
10. Se conformarán equipos de trabajo al mando de los ministros de Seguridad de cada jurisdicción. Cada uno de estos grupos será liderado, en cada ámbito de jurisdicción, por un/a coordinador/a que actuará de nexo entre ambas partes y cuya designación será notificada de manera fehaciente a la otra parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.