En este contexto particular que nos toca atravesar como sociedad, comienza el receso escolar o, como también las conocemos, las vacaciones de invierno. Muchos se preguntan, ¿en qué nos cambia si estamos sin ir al colegio? Recordemos que todo este tiempo que pasó desde el 16 de marzo a la actualidad, las clases no fueron suspendidas sino virtualizadas, por lo cual, el ritmo de trabajos, clases y tareas no se detuvo y tuvimos que readaptarnos a la nueva forma de comunicarnos con nuestras fuentes de aprendizaje. Llega ahora el momento, para alumnos tanto como para docentes, de descansar.

Dado que este año no podemos viajar, reunirnos con amigos, salir a los cines, plazas, teatros o visitar familiares, ¿qué podemos hacer como madres o padres para acompañar a los chicos en el receso?

Durante estos días es bueno flexibilizar las rutinas diarias: dejar a los chicos dormir sin despertador, permitir el uso recreativo de los dispositivos electrónicos y no mirar tanto los horarios de comidas. También podemos evitar la realización de tareas escolares todos los días para poder descansar la mente, lo cual no significa que no se puedan llevar a cabo las que nos hayan quedado pendientes o que nos den placer, sino no realizar la rutina que teníamos en los días de clases.

Además, es buena idea hacer paseos recreativos al aire libre como caminatas, salidas en bicicleta, monopatín, etcétera. Juegos en el patio o en la vereda, siempre teniendo en cuenta las recomendaciones sanitarias. Aprovechemos estos días para leer cuentos en familia, mirar películas, cocinar, disfrutar de juegos clásicos, inventar las propias historias y, por qué no, animarse a armar nuestra película o libro.

También hay opciones culturales en las páginas de los municipios, donde se ofrecen obras de teatro, talleres y actividades recreativas online. Por ejemplo, el Paseo La Plaza todos los sábados presenta una obra gratis online por 24 horas para los chicos con una gran variedad de opciones en cartelera. Otra opción es la variedad de espectáculos y talleres online con un costo accesible para los más pequeños de la familia.

Como todos los años, contaremos con la Feria del Libro Infantil y Juvenil, este año en su primera edición virtual. Será del 20 al 31 de julio y será desarrollada de manera totalmente digital, con lo cual desde todos los rincones del mundo podremos acceder a ella. Tendrá talleres, narraciones, espectáculos teatrales y cine para niños y jóvenes, como así también actividades para el público profesional y docente.

Finalmente, es importante considerar que, aunque estemos en un momento diferente, tenemos que proteger la infancia y ayudarles a ver que es su momento de relajarse para, el 3 de agosto, volver a la actividad escolar y enfrentar la segunda mitad del año con la energía necesaria.