El filósofo estadounidense Walter Ong planteaba que la escritura logró plasmar en la realidad un concepto que solo existía en la mente. Un acto que consideramos natural y común y corriente, él lo analizó desde otro aspecto.

Una vez que leemos su concepto, entendemos lo demencial de la capacidad del ser humano. ¿Cómo logramos expresar por escrito un pensamiento?

A veces estamos tan acostumbrados a dar por sentado lo que ya está establecido como normal y cierto, que no le prestamos la atención necesaria. ¿Algo existe si nadie presencia su existencia? ¿O es el ser humano quien le da entidad a las cosas? Hay una seducción implícita en tener dudas y esquivar las respuestas.

Esta doctrina no propone evitarlas, solo incita a cuestionar lo conocido y lo que queda por conocer.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) asegura que la filosofía “proporciona las bases conceptuales de los principios y valores de los que depende la paz mundial: la democracia, los derechos humanos, la justicia y la igualdad”. Por este motivo, estableció el 18 de noviembre para conmemorarla en 2005, aunque comenzaron a celebrarlo en 2002.

Su objetivo es incentivar a cada persona que lo desee, a que comparta su herencia filosófica y se preste a conocer aún más.

La pregunta no debería ser cuánto falta saber sino dudar acerca de qué tanto sabemos de lo que presumimos saber.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Mica Vitello.