Hacer la nota del argentino premiado con la máxima distinción que otorga la Unión Matemática Internacional (IMU) es un placer elevado a la enésima potencia. El doctor Adrián Paenza fue elegido el mejor divulgador de matemática del mundo.
Cada cuatro años la IMU organiza un congreso internacional que otorga distinciones con diversas categorías para las distintas áreas de las matemáticas. Sus miembros son organizaciones nacionales de 77 países y son los que entregan estos premios considerados como el máximo reconocimiento mundial a la investigación y difusión de esta ciencia.
Paenza se doctoró en Matemática y enseñó en la Universidad de Buenos Aires entre 1979 y 2002 y, además, trabajó como periodista deportivo. A partir del año 2003 fusionó sus dos pasiones y comenzó una tarea que se convirtió en un desafío con muy buenos resultados, “destruir la fama de torturadora universal”, como bien lo explica en su libro «Matemática… ¿estás ahí?». Este libro fue publicado en 2005 y encabezó la lista de best sellers, seguido por 7 libros más dedicados a la popularización de la matemática. También se hizo presente en la pantalla de televisión como conductor de programas como “Científicos Industria Argentina” y “Alterados por Pi”.
El premio que recibirá el matemático en Corea del Sur el 21 de agosto es el premio Leelavati. Es el nombre de un libro escrito por el matemático indio Bhaskarall, que según cuenta la leyenda fue escrito para entretener y consolar a su hija triste por la cancelación de su boda. El premio fue creado en 2010 y el argentino se convierte en el segundo científico premiado con esta distinción, que tiene como objetivo “reconocer las más importantes contribuciones a las matemáticas para incrementar la valorización social de esta ciencia como una disciplina intelectual que juega en rol crucial en el desarrollo humano”, asegura la IMU. En los libros, programas o charlas abiertas de Paenza se puede encontrar todo eso y, además, un condimento muy especial: relatos con mucho humor y pocos cálculos matemáticos, que incluso logran atrapar a cualquier público.
Los textos se pueden leer gratis en el sitio web de la Universidad de Buenos Aires.