La naturaleza es crucial para la supervivencia de la humanidad en el planeta y ella nos proporciona nuestro mayor alimento: el oxígeno. También regula nuestros patrones climáticos, poliniza los cultivos, produce nuestros alimentos y la fibra para la elaboración de ropaje. Realmente nos suministra de un sin fin de beneficios, es por ello que hoy el llamado es a cocrear como humanos una mejor relación con la naturaleza.

Es el momento de reinventar nuestra relación con la naturaleza, el hábitat, el medio ambiente, los ecosistemas y la vida. Citamos palabras de la directora ejecutiva del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, quien reflexiona en su artículo en la ONU: “La pandemia del coronavirus, que ya ha causado devastación y dificultades inimaginables, ha detenido casi por completo nuestro estilo de vida. El brote tendrá consecuencias económicas y sociales profundas y duraderas en todos los rincones del planeta”.

La invitación es a construir economías que se manejen y trabajen acordes con la naturaleza, esto es primordial para garantizar un futuro para todos en el planeta. Una economía diferente es aquella en que sus finanzas y acciones generen empleos sustentables, el crecimiento de zonas verdes, uso equilibrado del consumo con modelos más limpios y sostenibles, la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero, el buen manejo de los desechos médicos tóxicos y cambios de hábitos de producción, entre otros puntos, y en general una forma distinta de vida en beneficio para todos y garantizar el legado para las futuras generaciones.

La salud de las habitantes y la salud del planeta son una misma cosa, no hay diferencias, están en total correlación y ambas pueden ir de la mano en conjunto por la propagación de una mejor calidad de vida para la Tierra y sus componentes. En cuanto mejor gestionemos la naturaleza, mejor será la salud humana.

Aún hay mucho por hacer y con pasos cortos podemos llegar muy lejos, aquí la constancia sería la mejor aliada y el que dirige el timón del barco es el ser humano. Por este motivo, el viernes 5 de junio se realiza 2° Congreso Mundial Virtual de Ciudadanía Verde, con inscripciones gratuitas a través de su web, donde se puede contribuir con el fortalecimiento para crear consciencia ambiental que genere un ciudadano más humanista, espiritual y en perfecto equilibrio con la madre tierra.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Lisette Cardozo.