El pasado miércoles 21 de julio fue un día histórico en la conquista de derechos para las diversidades. Argentina se convirtió en el primer país latinoamericano en brindar un Documento Nacional de Identidad (DNI) para las personas identificadas como no binarias.

En este sentido, es importante aclarar que ser no binario significa no identificarse permanente, exclusiva y/o integralmente con lo masculino o femenino y adoptar una identificación inconforme respecto al binarismo de género socialmente impuesto.

El Gobierno Nacional, a través del Decreto 476/2021, estableció que «la nomenclatura ‘X’ en el campo ‘sexo’ comprenderá las siguientes acepciones: no binaria, indeterminada, no especificada, indefinida, no informada, auto percibida, no consignada; u otra acepción con la que pudiera identificarse la persona que no se sienta comprendida en el binomio masculino/femenino».

La presentación fue realizada en el Museo del Bicentenario, donde el presidente Alberto Fernández estuvo acompañado por el ministro de Interior, Wado de Pedro; y la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidades, Elizabeth Gómez Alcorta. También estuvieron presentes la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra; la titular del INADI, Victoria Donda; y la presidente de AYSA, Malena Galmarini; y quienes son protagonistas del anuncio: militantes y activistas del colectivo LGBTIQA+.

En su discurso, el mandatario señaló: «Hay otras identidades además de hombre y mujer que existieron siempre pero que antes se ocultaron. No hablando de eso le quitamos felicidad a millones de personas. Uno encuentra mil modos de amar y ser amado y hay que respetarlo».

Manu Mireles, integrante del equipo de conducción del bachillerato Mocha Celis y columnista de Ahora Nosotras participó del acto y expresó lo siguiente: «Estoy celebrando con profunda emoción, este es otro de los avances normativos que hace parte de la lucha de las militancias, de los activismos y movimientos sociales, es muy importante reconocerlo. Hoy contamos con una gestión que levanta el guante de todas estas demandas, eso es fundamental reconocerlo».

Tras el anuncio se generaron algunos debates respecto al uso de la X, al respecto, Mireles dijo: «En concreto lo que propone el decreto es en el apartado donde dice sexo hoy tenemos dos opciones aparte de varón y mujer, que es poner una X para quienes no adhieren con la lógica binaria. Es decir, el Documento Nacional de Identidad hoy sigue sin reflejar necesariamente la identidad de género especifica de una persona. Recordemos que dentro del paraguas de lo no binario existen una gran cantidad de identidades y de formas distintas de vivirlo. Esta X tiene que ver con un marco normativo internacional, hay países que ya adhirieron a la X, es una forma en la que incluso se pueden emitir pasaportes. Es muy importante, porque pensemos que algunos países hoy en día no admiten personas que no sean varón o mujer. Estamos en un contexto de un mundo, en el que algunos países siguen criminalizando y patologizando la identidad de género y la orientación sexual». Asimismo, agregó: «Cuando una persona decida cambiar su documento va a ser notificada sobre cuáles son los países a los que no podría ingresar. Yo creo que acá lo importante y central es saber que se trata de un avance muy importante para garantizar los derechos de muchas personas y es, sin dudas, un gran logro de la democracia».

Para finalizar, ante aquel sector de la sociedad que se muestra escéptico o critico de esta medida, Mireles explica: «Hay personas que hoy en día no tienen documento, pensemos en todas las cosas que nos garantiza el documento. En definitiva, creo que las contradicciones y tensiones son parte de la construcción democrática. Este discurso que intenta soslayar o sobreponer unos derechos sobre otros es un discurso anti derecho porque es una gran mentira pensar que, por ejemplo, la salud es más importante que la educación. Cuando hablamos de perspectiva de derechos nos estamos justamente posicionando en un lugar en el que hacemos responsable al Estado de garantizar los derechos que todas las personas tenemos. ¿Acaso una persona ahora no tiene para comer porque las ‘travas’ tienen trabajo? A ninguna persona le debería faltar para comer y a ninguna persona travesti o trans le deberían faltar oportunidades».