Seguimos el recorrido gastronómico, y en esta ocasión te presento dos lugares muy dignos de visitar, tanto para los seguidores del asado como para quienes disfrutan más de un espacio estilo trattoria. Ambos se adaptan muy bien a la semana como al fin de la misma y su cocina, más allá de ser tradicional, conserva un toque de distinción. Una vez más, habemus recomendados…
Campobravo
CampobravoPara los fanáticos de las carnes y las buenas achuras, Campobravo es una excelente opción para cualquier comensal ávido de cortes tiernos y sabrosos. Sus creadores son un grupo de amigos oriundos de San Antonio de Areco, que quisieron llevar sus reuniones alrededor de un asador a esta gran ciudad para compartir así sus exquisitas carnes de hacienda propia. Pero esto es mucho más que una parrilla, porque no solo hay opciones para los carnívoros de corazón sino también para aquellos clientes de apetito un poco más sofisticado. La carta ofrece una cocina gourmet, con presencia de varios tipos de woks hasta risottos y tortillas, especialidades con lomo y pollo, pastas y un distinguido brunch en el cual se destacan la tarteleta de salmón, el pincho de langostinos, las bruschettas de caviar y queso blanco y el sándwich de lomo con cebollas gratinadas, rúcula, tomates cherry, y semillas de sésamo aderezadas con aceto, miel y oliva. Además, cuenta con una selección de tragos y bebidas muy atractiva: mojitos, martinis, tragos de autor, los clásicos, aperitivos, licores importados y una lista interminable.
CampobravoCon precios razonables a la calidad de sus platos, por persona se gastan aproximadamente entre 120-150 pesos. Hay que estar atentos y visitar su página, ya que cada tanto ofrecen algún que otro descuento muy aprovechable.
La atención es excelente, el personal está muy bien preparado y dispuesto a hacer sugerencias sobre qué conviene pedir.
En una noche de verano o mediodía de fin de semana soleado, la terraza es definitivamente el lugar. Un espacio muy romántico y tranquilo, alejado del bullicio de la cocina y del movimiento típico de restaurant.
Morelia
MoreliaEspecializados en pastas y pizzas, con un estilo muy tradicional, Morelia ofrece una amplia carta de la cual destacaría su especialidad y los postres. Actualmente cuenta con tres locales situados en Palermo Hollywood, Las Cañitas y La Lucila. Muy buena ambientación, velas y luces generan una atmósfera tranquila y relajante. Para ir en grupos chicos o en pareja es ideal. Acá voy a ir directo al grano, la pizza de  jamón crudo, rúcula y tomates secos a la parrilla es imperdible. Muy sabrosa y aromática. Sobre las pastas, me quedo con los ravioles de ricota, pollo y espinaca con una salsa fileto, un plato muy casero y abundante y la pasta rellena de salmón, ricota y ciboulette, que no tiene nada que envidiarle a las demás. La masa tal vez sea un poco gruesa para mi gusto pero el relleno es excelente. Los postres son de lujo y los precios diría que también, pero al ser abundantes se pueden compartir tranquilamente. Entre estos, destaco la delicia de manzana con helado de crema y la tarta de moras con helado de crema y coulis de frutas. Los precios son moderados, están dentro de la media de los restaurantes aledaños. Si van por las pizzas, al compartir, no termina saliendo tan caro. Y si de los postres opino, me parece un poco excesivo cobrar un flan o un panqueque con dulce de leche entre 25 y 30 pesos. Estos son básicos y clásicos, no hay necesidad.