Este viernes charlamos en el Noticero con Pablo Pazos, investigador del CONICET y director del Instituto de Estudios Andinos, acerca del descubrimiento de «patinadas» de dinosaurios en Cerro Rayoso, en la provincia de Neuquén, que datan de 130 millones de años de antigüedad.

Al respecto del llamativo hecho, el científico describe «que huellas se encuentran en muchísimos lugares, o porque el registro se da en un lugar donde no era esperado encontrarlas, la particularidad que tienen es que, en este caso, es que esos dinosaurios al momento de estar caminando se resbalaron porque había una superficie que era resbaladiza. Lo interesante no es solamente el hallazgo de esas huellas sino el entendimiento y la explicación del por qué era resbaladiza, que es algo que no se da habitualmente».

Asimismo, el descubrimiento «viene de una línea de trabajo que tiene el grupo, lo que pasa que veníamos desarrollándolo con mayor detalle en huellas de invertebrados, el pensarlas en vertebrados es algo que empezamos a hacer hace un par de años. En realidad, es una continuidad de algo que venimos trabajando, pero para gente que decide a futuro decide trabajar en huellas está acostumbrada a ir a buscarlas a determinados lugares donde la morfología que espera encontrar es la que aparece en los libros y esto abre la cabeza para decir ‘guarda’, porque pueden encontrarse en zonas cercanas al mar como en este caso la planicie de marea, matas microbianas, ya no necesariamente es el arquetipo de lo que puede verse en un libro de huellas», detalla Pazos.

Audio completo de la nota

Deja una respuesta