Alberto Fernández se fue de gira a Europa para la rutina habitual de los presidentes argentinos: manguear plata y pedir ayuda con las deudas. Décadas de experiencia son las que tenemos en esa tarea. Como ya se sabe, seguimos en pandemia y, como era de esperar, Mauricio Macri dijo una cosa e hizo otra. Claro que el Gobierno Nacional no se ayuda demasiado en ese tema. Hubo pelea en la Cámara de Diputados, ahora por ver qué legislador le saca más tajada a sus empleados.

Noticias de la Gorra

El presidente Alberto Fernández salió de gira por Europa a llorarle la carta al Club de París y a los mandatarios para que le den una manito con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Se juntó con el Papa Francisco y hablaron boludeces, ya que nunca solucionan nada. Así que creemos que en verdad Alberto se fue de luna de miel con Martín Guzmán después del «chas chas» que le hizo Cristina.

Impulsan desde el Senado una ley para modificar los cierres de comercios durante la pandemia de forma automática, al estilo alemán. Ahora solo faltaría que voten una ley para que tengamos la economía, la seguridad social y el apoyo a las pymes del gobierno de Angela Merkel.

Detuvieron a un empleado de un centro de vacunación que vendía las vacunas contra el COVID-19 a 5.000 pesos en una plaza de Berisso. También deberían meter en cana a los que la compraron, por boludos. Es decir, en la plaza se compran pirulines y si es una vacuna dudá.

El que volvió a cumplir con su palabra fue Mauricio Macri. Recordemos cuando dijo «no ve voy a vacunar hasta que el último argentino esencial lo haya hecho». Bueh, se fue a Miami, pasó por una farmacia y se clavó la de Johnson & Johnson al grito de «negros de mierda, chúpenla», aunque esto que agregamos nosotros no estaría del todo chequeado.

Durante mayo llegarán 5 millones de vacunas y, para festejarlo, el Gobierno que no para de pegarse tiros en el pie nos regaló una entrevista al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, que dijo que a pesar de no ser esencial él ni su esposa no se arrepiente de haberse vacunado. Además, bancó la vacunación VIP de Horacio Verbitsky porque «hay figuras que deben ser cuidadas por la sociedad». Así que ya sabés, somos inferiores para esta sociedad.

Se filtraron audios de una diputada radical de Cambiemos que le pedía el 50% de retorno a sus colaboradores, para ella, obviamente. Todo el arco político se indignó porque parece que solo estaban pidiendo el 35%.

Asimismo, un diputado paraguayo propuso que la población pueda «robar un poco» para compensar todo lo que es estafada por el gobierno de su país. Acá se estaría aplicando hace años, pero el Gobierno siempre se la rebusca para cagarnos más.

En otro orden de temas, hay nueva oleada bélica entre Israel y Palestina. Ahora ya sabemos por qué los israelíes querían tener rápido vacunada a su población: necesitaban a la mano de obra bien sanita.

Finalmente, el Gobierno suspendió el fin de semana largo del 25 de Mayo para evitar circulación y aumento de contagio. El mundo al revés. Una gestión peronista eliminando feriados y una oposición de la Derecha que siempre se quejó de los findes largos que ahora reclama porque lo sacaron. Pongámonos de acuerdo, muchachos.