Hace algunos días se dio a conocer la noticia de una reunión entre el presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, en la que se planteó la posibilidad de establecer la Cinemateca Nacional en su provincia.

Esta institución es una deuda del Estado en relación a la preservación del patrimonio audiovisual de los argentinos y argentinas y, ante esta novedad, conversamos con Mariana Avramo, coordinadora de la Cinemateca Nacional del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y delegada organizadora de la Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional (CINAIN), para que nos cuente cuál es la situación actual de esta iniciativa.

Lo primero que nos explicó es la distinción entre la CINAIN y la Cinemateca del INCAA para entender que esta última «es la que depende del Instituto de Cine que se indica en la Ley 17.741 sancionada en 1968, esa cinemateca recibe una copia de cada largometraje o cortometraje que reciba fomento del INCAA, mientras que la CINAIN es la cinemateca que se está conformando para que abarque todo el acervo de producción cinematográfica, independientemente de si recibió o no fomento del instituto».

Por supuesto que después de tanto tiempo de la creación de la ley, cabe preguntarnos por qué ahora estamos hablando de estas novedades. «La Ley 25.119 del año 1999 es la que da impulso a la creación de la CINAIN y tiene un decreto reglamentario del año 2010, hace mucho tiempo está intentando ser puesta en funciones. Soy la cuarta delegada organizadora, en un primer momento estuvo Hernán Gaffet, luego en el año 2016 asumió Fernando Madedo, anterior a mí estuvo Carolina Konstantinovsky y hoy yo estoy intentando poner en pie esta Cinemateca Nacional».

«En el año 2017 hubo un intento a través de crear un padrón de instituciones para formar el Consejo Asesor y faltó dar el siguiente paso, que es llamar a concurso a esas instituciones que se habían inscripto. Cuando me proponen ser la delegada organizadora, lo primero que hice fue un relevamiento de estos antecesores míos para conocer cuáles fueron sus acciones a lo largo de sus gestiones, no solo en relación al consejo asesor sino también a otras tareas que la ley nos indica llevar adelante. No empecé de cero, tomé cosas de cada uno para entender hasta dónde pudieron llegar y cómo yo podía tomar esas acciones o revisarlas para mejor», detalla Mariana.

En este sentido, «lanzamos el 27 de octubre una nueva convocatoria para el padrón de instituciones, teniendo en cuenta a las que se habían inscripto en su momento, esta instancia duró hasta el 31 de enero y pudimos completar las diez categorías que la ley indica, desde el INCAA, escuelas de cine, productores, directores, asociaciones de críticos, cineclubes y cinematecas, actores, SICA, Fondo Nacional de las Artes, Museo del Cine. Hoy hay inscriptas 39 instituciones para estas categorías y tenemos que llevar adelante la segunda etapa de nuestro esquema de trabajo».

¿De qué se trata esta segunda etapa?

«Cada una de estas instituciones tiene que llevar adelante un concurso de antecedentes para dar cuenta de este representante para el Consejo Asesor. Hay categorías que tienen más de una institución, por ejemplo, las escuelas de cine, que en este momento son 13 instituciones inscriptas. En esos casos deben ponerse de acuerdo para que haya un único representante y, en caso que no ocurriese, se va a llamar a un nuevo concurso y el jurado va a ser el Ministerio de Cultura, ese es el procedimiento indicado.

Eso es lo que esperamos que ocurra en esta etapa que comenzó el 4 de julio. Las instituciones tienen tiempo hasta el 3 de marzo del 2023 para llevar adelante estos concursos y hay un cronograma que está publicado en la pagina de CINAIN con toda esta información como una manera de ser transparentes en el procedimiento. Esperamos que para el año que viene pueda estar conformado este consejo.»

Quienes seguimos con interés el desarrollo de nuestra industria cultural, observamos que en otros países de la región hay múltiples cinematecas en pleno funcionamiento, donde se realizan actividades y un trabajo activo en la promoción del cine local y regional.

¿Qué pasos faltan para tener eso?

«Lo que tenemos que hacer primero es cumplir la ley y conformar este Consejo Asesor y, una vez que esté conformado, la delegada organizadora puede llamar a concurso para elegir al director o directora de la institución. Quien va a elegir hasta 5 seleccionados para estos puestos es justamente el Consejo Asesor y es quien va a elevarlo al Poder Ejecutivo, finalmente, el Presidente va a ser el que decida quién será el director o directa de la institución.

Paralelamente, el Ministerio de Cultura tiene que determinar el organigrama de esa cinemateca y, en tercer lugar, el Estado argentino debe proveer un edificio donde funcione la cinemateca. Una vez que esté conformado este Consejo Asesor, la CINAIN pasaría a tener una personería jurídica que hoy no tiene y así podría empezar a funcionar en cuanto a celebrar contratos o recibir el dinero que el INCAA tiene que transferir. Yo hoy estoy llevando a cabo la tarea meramente administrativa de lo que se refiere a la CINAIN. Necesitamos que se conforme para cumplir con los objetivos. La CINAIN hoy está en plena conformación a pesar de haber pasado 22 años de la ley y 12 desde el decreto reglamentario.»

Además, «la Cinemateca del INCAA hoy tiene no solo las películas que fomenta sino, también, donaciones y películas en custodia, esto excede a sus funciones actuales. Sobre esto hay que preservar y hacer el tratamiento de gestión documental y difusión porque, una vez conformada la CINAIN, ese acervo pasa a conformar parte de la misma».

Mariana Avramo, acompañada por funcionarios de la Secretaría de Cultura y San Luis Cine, recorrió el Polo Audiovisual de la Universidad de La Punta, el Data Center de Autopista de la Información y San Luis Cine para ver la posibilidad de trasladar la Cinemateca Nacional a San Luis y nos explicó por qué el foco está puesto en esta provincia. «El año pasado, el ministro Tristán Bauer nos pidió presentar un anteproyecto sobre una cinemateca nacional, y sugirió pensar lugares donde podría estar emplazada esta cinemateca, considerando si podíamos salir del ámbito de Buenos Aires para federalizar el proyecto. Había muchas opciones y una fue San Luis, pensando en su clima y lo que esto aporta para quienes preservamos películas, su clima no es tan húmedo y tiene parámetros uniformes. También pensamos, desde el punto de vista tecnológico y la provincia tiene una gran capacidad, pensamos en el acceso cercano a las zonas urbanas y varios otros ítems».

Al respecto de estas gestiones, Mariana detalla que «este año el Gobernador se reunió con el Presidente y dio cuenta de que tenía la posibilidad de que la cinemateca se emplazara en San Luis. Luego de eso hice una primera visita hace dos semanas e hice un relevamiento y diagnóstico general de todos estos ítems mencionados más cuestiones edilicias y de vinculación con otros espacios. La segunda visita fue la semana pasada con el Ministro y el hoy presidente del INCAA, Nicolás Batlle, para que ellos se interiorizaran más y vieran los espacios. Tuvimos una reunión con el Gobernador y autoridades y se está evaluando la factibilidad de que esto ocurra, hoy está en análisis».

Asimismo, agrega que «la cuestión es que nos estamos poniendo en acción pensando en la preservación de patrimonio cultural y que las autoridades piensan que es importante hacerlo, en este sentido me siento acompañada y satisfecha».

Un último punto para consultar fue la cuestión del funcionamiento económico de esta cinemateca y, por supuesto, cuánto de esto también depende de que se apruebe en la Cámara de Senadores la ley que da prórroga a las asignaciones específicas para industrias e instituciones culturales. «Para CINAIN, desde lo económico, la ley indica que el INCAA debe girarle un 10% del fondo que no destina a fomento, para poner en funcionamiento un cine y a partir del segundo año el 6%. Además, al ser un ente autárquico y autónomo, puede generar sus propios ingresos».

Sobre la prórroga, «esperamos que en el Senado se apruebe, estamos convencidos que eso va a suceder porque la cultura es parte de nuestra identidad y creemos que hay conciencia de eso. Creo que no tenemos que estar preocupados pero sí continuar concienciando y siendo gestores de esta cultura porque no es un gasto invertir en eso, es nuestra identidad, patrimonio y memoria como argentinos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.