Esa maldita enfermedad terminó con la vida de Gady Pampillón, guitarrista con una trayectoria notable que se destacó dentro de la escena del rock y heavy metal y que integró bandas fundamentales, sin dejar de coquetear con otros géneros.

Nacido el 27 de octubre de 1961, Gady fue sesionista de Ozzy Osbourne y Rudy Sarzo, entre otros. Además, se dio el lujo de compartir escenarios con Luis Alberto Spinetta, Alejandro Medina y Pappo, quien no perdía oportunidad para nombrarlo como uno de los referentes de su generación.

Fue en el comienzo de los 80′ junto a Mario Ian cuando fundó una de las bandas mas emblemáticas del heavy argentino: Alakrán, con la que dejó una discografía que incluye «Vagabundear», «Otra vez en las calles» y «Alakrán». En 2012 registró el DVD «Veneno vivo», del cual se desprende su ultima producción discográfica que lleva por titulo el mismo nombre.

Corría 1985 y La Torre sufre la baja de Carlos García López, e inmediatamente Patricia Sosa y Oscar Mediavilla lo llaman para formar parte de una gira de 26 conciertos en la por entonces Unión de la República Socialista Soviética (URSS).

Posteriormente, al regresar al país fundó Tarzen, una banda que a pesar de no dejar ningún registro en vivo ganó notoriedad y el respeto de sus pares, al punto tal que hoy es considerada una banda de culto dentro del rock argentino.

Inquieto y apasionado, realizó varios proyectos: Gasolina y el trío Adoquín con Juan Rodríguez y Rinaldo Rafanelli, sin dejar su carrera solista de lado junto a la 4×4.

Colegas, familiares y públicos en general lo despidieron en las redes este martes 30 de junio y coincidieron en calificarlo como un muy ben tipo que nos dejó un legado de música impresionante que perdurará por siempre en la historia de la música argentina.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Gonzalo Figueroa.