Japón es actualmente el único país del G7 (es decir, del grupo de siete Estados de peso económico, político y militar) que no reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El pasado 17 de marzo, un tribunal realizó un fallo histórico, ya que dictaminó como inconstitucional la falta de reconocimiento del matrimonio igualitario, una clara y contundente victoria para los sectores que luchan por la igualdad de derechos.

El Tribunal de Primera Instancia de Sapporo (capital de la isla de Hokkaido) considera que el no reconocimiento del matrimonio gay es contrario al artículo 14 de la Constitución, que estipula que «todos los ciudadanos son iguales ante la ley». Cabe destacar que el Estado japonés sostiene que esta unión «no está contemplada» en la Constitución de 1947, que se limita a subrayar sobre el matrimonio, la necesidad de un «consentimiento mutuo de los dos sexos».

Este fallo realizado en Hokkaido se enmarca en una serie de demandas en contra del Estado llevadas adelante por numerosas parejas desde el año 2019 para garantizar el derecho a que sus uniones sean reconocidas.

Deja una respuesta