La organización humanitaria conocida como Cruz Roja surgió por iniciativa del suizo Jean-Henri Dunant, un hombre de negocios que se encontraba en el norte de Italia cuando tuvo lugar la Batalla de Solferino entre los ejércitos austríaco, francés y piamontés. Al final de ese combate quedaron 40 mil soldados abandonados a su suerte.
henry dunant
Dunant vio cómo morían los heridos sin ser asistidos. Entonces, con la ayuda de pobladores locales, se dedicó a socorrerlos: convenció a la población local para que atendiese a los heridos sin fijarse a qué bando del conflicto pertenecían, bajo el lema «Tutti fratelli» (todos hermanos) acuñado por las mujeres de la cercana ciudad de Castiglione dello Stiviere (provincia de Mantova).
De regreso en Ginebra, Dunant escribió el libro “Recuerdo de Solferino”, en el que plasmó el origen de la Cruz Roja al señalar que debía crearse una asociación «cuya finalidad será cuidar de los heridos en tiempo de guerra por medio de voluntarios entusiastas y dedicados, perfectamente calificados para su trabajo».
Desde el inicio, Dunant tuvo la concepción de que este tipo de institución debía ser neutral, dispuesta a prestar ayuda humanitaria a quien la necesitara, independientemente de su raza, nacionalidad o creencias. Su idea fue receptada por cuatro miembros de la Sociedad Ginebrina de Utilidad Pública que, junto con él, impulsaron el proyecto hasta que se constituyó, en 1863, el Comité Internacional de la Cruz Roja.
Un año después, el Comité Internacional de la Cruz Roja convocó, con el respaldo del gobierno helvético, a una conferencia diplomática en la que doce países suscribieron el Primer Convenio de Ginebra. En él se establecieron los siguientes puntos:
Proteger a los militares heridos en campaña.
El carácter neutral y protección del personal sanitario y de los hospitales militares.
La adopción del emblema de la Cruz Roja sobre fondo blanco como símbolo protector.
El establecimiento de un comité permanente que se denominó «Comité Internacional de la Cruz Roja».
La promoción internacional de sociedades de socorro.
En homenaje a la iniciativa de Dunant, el 8 de mayo (fecha de su nacimiento) se celebra el Día Mundial de la Cruz Roja.
La cruz y la medialuna roja
El emblema característico es la cruz roja sobre fondo blanco. Fue adoptado de forma oficial en la Primera Convención de Ginebra, en 1864, si bien en una reunión previa en octubre del año anterior ya se la había decidido. Pese a esto, no se sabe cómo se decidió incorporar este símbolo al distintivo original de un brazalete blanco en el brazo, basado en el símbolo internacional de alto el fuego, que es la bandera blanca.
Día-Mundial-de-la-cruz-roja
El origen de la bandera de la Cruz Roja  se suele asociar con la bandera suiza que tiene los mismos colores en un esquema opuesto. En 1906, para poner fin a la postura de Turquía de que la bandera tuvo sus raíces en el cristianismo, se decidió oficialmente impulsar la idea de que la bandera de la Cruz Roja se había formado mediante la inversión de los colores federales de Suiza. Como muchos países que no profesan la fe católica presionaban para que se reconocieran de manera oficial diversos de acuerdo a sus las creencias religiosas y con el fin de desvincular definitivamente la cruz roja del cristianismo, se incorporó el siguiente artículo en el Primer Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949:
“En homenaje a Suiza, el signo heráldico de la cruz roja sobre fondo blanco, formado por inversión de los colores federales, se mantiene como emblema y signo distintivo del Servicio Sanitario de los ejércitos”.
El emblema de la Media Luna Roja fue usado por primera vez en el conflicto armado ruso-turco entre el Imperio Otomano y Rusia, que tuvo lugar entre 1877 y 1878, ya que el Imperio Otomano, si bien respetaba el símbolo de la Cruz Roja, sostenía que era ofensivo para los soldados del credo musulmán. El símbolo fue oficialmente adoptado en 1929 y, hasta el momento, 33 estados Islámicos lo han reconocido.
La interpretación equivocada de un carácter religioso de ambos símbolos llevó a una interpretación errónea de la naturaleza de la Cruz Roja como institución. El 8 de diciembre de 2005, en respuesta a la creciente presión para incorporar a la Sociedad Magen David Adom de Israel como miembro del Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, un nuevo emblema sin ninguna connotación religiosa, denominado Cristal Rojo, fue adoptado tras una modificación de las convenciones de Ginebra.
Además de estos tres símbolos reconocidos hubo intenciones de incorporar otras como el León y Sol Rojos propuesto por Persia (actual Irán) en 1899 y utilizado de manera oficial por la Sociedad del León y Sol Rojos de Irán entre 1924-1980. Este emblema fue reconocido oficialmente por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR) en 1929, junto con la Media Luna Roja. En 1980, con el triunfo de la revolución islámica, el nuevo régimen informó a la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR) de que se usaría en adelante la Media Luna Roja. Sin embargo, mantiene su derecho a volver a usar el León y Sol rojos.
Otra nación que pidió otro símbolo fue el Estado de Israel, que solicitó que se usara la Estrella de David Roja al sostener que la cruz y la media luna eran símbolos religiosos de cristianos y musulmanes, por lo cual los emblemas del judaísmo también deberían poder ser usados. La Estrella de David ha sido usada desde 1935 por la Sociedad Magen David Adom de Israel, la sociedad de primeros auxilios nacional de Israel, pero aún no es reconocida por las Convenciones de Ginebra como un símbolo de protegido.
F01
El Movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja reiteradamente ha cuestionado y rechazado el requerimiento de Israel a lo largo del tiempo, ya que argumenta que el emblema de la Cruz Roja no representa el cristianismo, pues es el color inverso de la bandera suiza, y también manifiesta que si los judíos o cualquier grupo religioso iban a adoptar otros emblemas, no habría fin a los reclamos por la cantidad y clase de emblemas a reconocer. El argumento de más peso para estos rechazos es que la proliferación de símbolos rojos podría afectar la intención primigenia de los emblemas de la Cruz Roja, de simbolizar un emblema único para identificar los vehículos y los edificios protegidos por cuestiones humanitarias.
La Estrella de David Roja no ha sido reconocida como un símbolo protegido fuera de Israel. En su lugar, se usan los emblemas del Cristal Rojo con la Estrella de David Roja, para poder asegurar la protección de las operaciones humanitarias de carácter internacional. Según cuáles sean las circunstancias, se puede colocar la Estrella de David Roja dentro del Cristal Rojo, o usar el Cristal Rojo solo.
El uso de los emblemas, tanto la Cruz Roja como la Media Luna Roja, es definido por el Derecho Internacional Humanitario (DIH), tal y como se determinó en las Convenciones de Ginebra de 1949.
Principios de la actuación de la Cruz Roja
El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja realiza sus tareas bajo siete principios fundamentales que rigen las actividades de esta organización y establecen un vínculo de unión entre las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR).
Estos principios de acción garantizan la continuidad del Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y su labor humanitaria.
FOTO1Humanidad: el movimiento, que nació por la preocupación de prestar auxilio sin discriminación a todos los heridos en los campos de batalla, se esfuerza, bajo su aspecto internacional y nacional, en prevenir y aliviar el sufrimiento de los hombres en todas las circunstancias. Apunta a proteger la vida y la salud, así como a hacer respetar a la persona humana. Favorece la comprensión mutua, la amistad, la cooperación y una paz duradera entre todos los pueblos.
Imparcialidad: no hace distinciones de ninguna clase, ya sea por nacionalidad, raza, religión, condición social ni credo político. Se dedica solamente a socorrer a los individuos en proporción con los sufrimientos, remediar sus necesidades y priorizar las más urgentes.
Neutralidad: con el fin de conservar la confianza de todos, se abstiene de tomar parte en las hostilidades y, en todo tiempo, en las controversias de orden político, racial, religioso e ideológico.
Independencia: el Movimiento es independiente. Auxiliares de los poderes públicos en sus actividades humanitarias y sometidas a las leyes que rigen los países respectivos, las Sociedades Nacionales deben, sin embargo, tener una autonomía que les permita actuar siempre de acuerdo con los principios del Movimiento.
CRUZ ROJA Voluntariado: es un movimiento de socorro voluntario y de carácter desinteresado.
Unidad: en cada país solo puede existir una Sociedad de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja, de libre acceso a todos y así extiende su acción humanitaria a la totalidad del territorio.
Universalidad: el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, en cuyo seno todas las Sociedades tienen los mismos derechos y el deber de ayudarse mutuamente, es universal.
Cruz Roja Argentina
Esta fue fundada en 1880, gracias a una iniciativa de los médicos Guillermo Rawson y Toribio Ayerza.
La Cruz Roja Argentina es la Sociedad Nacional que integra el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Otorga cobertura a nivel nacional, por medio de sus filiales en todo el país y lleva a cabo variadas actividades en las comunidades.

Guillermo Rawson
Guillermo Rawson
En 1879, el Gobierno que presidía Nicolás Avellaneda ratificó el 1º Convenio de Ginebra. Este fue el antecedente que permitió que se creara la Cruz Roja Argentina el 10 de junio de 1880. Los impulsores de la medida, los doctores Guillermo Rawson y Toribio Ayerza, recibieron el título de presidentes honorarios. El primer presidente efectivo de la Institución fue el doctor Pedro Roberts.
Con anterioridad a su reconocimiento formal, la Sociedad Nacional ya había desarrollado tareas durante tres episodios relevantes: la Guerra de la Triple Alianza con el Paraguay, la epidemia de fiebre amarilla y la epidemia de cólera.
Cruz Roja llevó adelante acciones de socorro y actuó en diferentes catástrofes naturales o causadas por el hombre en nuestro país, por ejemplo las inundaciones de Córdoba, el sismo de La Rioja, la epidemia de la gripe en 1918 y el terremoto de San Juan de 1944.
Además, la Cruz Roja colaboró con Paraguay en ocasión de conflictos internos y en la Primera y Segunda Guerra Mundial prestó apoyo a otras Sociedades Nacionales de la Cruz Roja con el auxilio a los heridos, envío de ropa, medicamentos y víveres, búsquedas de personas, entre otras tareas.
En 1920 se creó en Buenos Aires la primera escuela de Enfermería y en 1934 comenzaron a dictarse los cursos de formación de Guardavidas.
Cruz Roja Argentina en números
64 filiales en todo el país más una Sede Central.
37 escuelas que dictan carreras de salud y afines.
10.000 voluntarios y voluntarias en todo el país.
Sociedad Nacional parte del Movimiento internacional de Cruz Roja y Media Luna Roja.
40.000 enfermeras/os; 12.000 samaritanas; 75.000 auxiliares de enfermería egresados.
Más de 5.000.000 de beneficiados con sus acciones en 2011 (según memoria CRA 2011).
Cruz Roja Argentina en la actualidad
Lucía Millán: “La Cruz Roja está bien conceptuada en el país”
La directora de Relaciones Institucionales de la Cruz Roja Argentina, Lucía Millán, considera que la sociedad argentina tiene un buen concepto de la institución y “del trabajo que realizamos y, sobre todo, confianza en nuestro trabajo permanente con las comunidades”.
Desde que vivía en Corrientes empezó a trabajar en la filial provincial, con el fin de dar apoyo escolar a un grupo de niños de la calles. “Nuestro objetivo en ese momento era brindarles contención dada su situación de calle”, señaló. En estas tareas fue acompañada como voluntaria por un grupo de amigas.
dia-mundial-cruz-rojaMillán expresa que la buena recepción de la sociedad hacia la Cruz Roja Argentina se debe a que percibe que “es una Organización formada y apoyada por personas comprometidas con nuestra misión, nuestros principios y objetivos institucionales. Y la sociedad lo percibe”.
Y esa buena imagen de la Cruz Roja tiene su correlato en la tarea de Millán ya que, con su labor, le permite aportar “un grano de arena para la construcción de una sociedad más justa y más incluyente con las poblaciones vulneradas”, lo cual “es placentero”.
¿Y de acá en adelante como se ve la Cruz Roja? Para Millán la constante evolución del mundo y la seguidilla de crisis en el planeta “han transformando los retos para la acción humanitaria por enfrentarse a diversos desafíos; entre ellos, el aumento de los desastres naturales y las emergencias sanitarias, la continua inobservancia del derecho internacional humanitario, las dificultades de acceso seguro a la atención de salud en muchos países y los problemas que afrontan los agentes humanitarios para brindar atención a las personas más necesitadas en determinados contextos”. Para afrontar los nuevos desafíos y, fiel a su tradición y con el aval de la historia, “el Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja adapta sus intervenciones humanitarias con el único objetivo de prestar servicios a las personas más vulnerables y lo seguirá haciendo porque sabemos que es necesario”.
A nivel local, Millán señaló que “el gran equipo que forma la Cruz Roja Argentina día a día debe de profundizar el trabajo en una sociedad con grandes desafíos. Nuestros objetivos estratégicos a futuro, plasmados en nuestro plan estratégico, orientan nuestra acción de trabajo por comunidades más saludables y fortalecidas, educando en salud y permitiéndonos estar más cerca de las personas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.