La Salud, el área más comprometida durante más de 500 días en turnos de 24 horas y atendiendo desde distintos frentes sin vacaciones, está en paro en reclamo de una conciliación justa de salarios que aún no se responde.

Los aplausos que durante los primeros días de pandemia mostraron el respaldo al sector se trasladan a las calles. Las entidades privadas, geriátricos, centros de diagnóstico, especialidades y en general de la sanidad reclaman con cortes de calles, manifestaciones, ausencias en los servicios y publicaciones de descargo en las redes sociales el descontento por la falta de intención de la cámara empresarial para negociar la paritaria 2021. El paro se extenderá a partir de la decisión del sector. Sin embargo, es necesario una mirada crítica respecto a la responsabilidad de los empresarios ante un rubro que afronta en primera persona una crisis sanitaria y económica que afecta a sus familias.

La Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA filial Buenos Aires), que lidera el jefe de la CGT, Héctor Daer, y la Federación de Trabajadores de la Sanidad, mediante un paro de cuatro horas por turno en sanatorios y clínicas de todo el país reclama, con esta medida de fuerza, una conciliación que venció este jueves, dictada por el Ministerio de Trabajo sobre la paritaria del sector.

Al respecto, la organización sindical exige a las cámaras empresarias un inmediato aumento salarial del 45% sobre los básicos para los convenios colectivos asistenciales.