MercurioHijo de Maya, una de las Pléyades, y de Júpiter. Nació al cuarto día de comenzar la semana (miércoles) y, a partir de ese hecho significativo, se le asigna tal fecha.  Cuenta la mitología que, apenas nació, la madre lo envolvió con pañales, lo dejó en una canastita, salió a buscar no muy lejos algunas hojas perfumadas para que el niño oliera bien y cuando llegó se encontró con un adolescente (casi adulto) que le dijo que quería recorrer el mundo. Era tan rápido y tan veloz que, cuando la madre le quiso contestar que no era conveniente salir al mundo sin ninguna experiencia, el joven estaba a unos miles de kilómetros y ya hacía de las suyas.
Su primera aventura, porque para Mercurio todo lo que hacía era aventurarse, fue robarle a Apolo, su hermano, las vacas que él cuidaba, cosa que sorprendió al mismo dios sol, ya que con la luminosidad nada pasaba desapercibido y todo se veía. Mientras, se divertía al observar cómo Apolo buscaba al ladrón, para lo que no tuvo mejor idea que crear la lira, con un caparazón de tortuga que había encontrado en los pastizales, porque Mercurio se aburría muy fácilmente. Cuando Apolo lo descubrió, después de pasar varios días en su búsqueda, lo llevó frente a Júpiter y lo acusó frente al dios más grande del Olimpo. Finalmente, Mercurio reconoció su culpabilidad, sacó la lira que había inventado y comenzó a emitir tonos encantadores que alababan a Apolo y este, que tenía en la vanidad su punto débil, le propuso cambiarle las vacas por la lira, cosa que Hermes aceptó con mucho agrado.
Sus aventuras de niño con cuerpo de hombre no terminaron acá: le ocultaba las flechas a Cupido, le sacaba la espada a Ares, el ceñidor a Afrodita y, una vez, escondió el tridente a Poseidón. Por este acto, que fue el colmo, Zeus lo reprendió y le explicó que no debía tocar nunca más las cosas ajenas.
hermesLos mitólogos corrientes lo tildan del “gran ladrón”, pero él solo quería jugar. No pueden entender, porque lo ven con cuerpo de hombre, que Mercurio es solo un niño, que todo quería saber y para aprender tenía que investigar y, para hacerlo, debía tener el objeto entre sus manos.
Al ver Júpiter cuál era su naturaleza, le propuso que llevara toda esa inteligencia para hacer el bien a la humanidad, entonces lo nombró mensajero de los Dioses, le ofreció la tarea de cuidar del comercio, de los viajeros, que esté siempre presente en los caminos del mundo, que sea un mediador, que pueda llegar a todos los mundos del universo, que se haga hábil en la invención, que sea elocuente con su palabra y que, en un tiempo no muy lejano, le enseñe a los hombres el valor de la escritura.
Júpiter le prometió que si él dejaba de confrontar y poner nerviosos a los demás dioses le concedía el poder de  la libertad de pensamiento y, a lo máximo que iba a llegar, era a tener el poder de llevar a los difuntos de una orilla a otra para que pudieran orientarse y no estar perdidos en ese pasaje de la muerte. Así fue como lo llamaron cuando tenía esta tarea tan sublime con las almas perdidas: Hermes psicopompo.
Hagamos analogías
Y es así como podemos hacer la analogía con la astronomía. Mercurio es el más rápido de los planetas, su recorrido alrededor del Sol es de 88 días (un año mercurial), es el más pequeño de estos cuerpos celestes y su color es gris, cosa que podemos verificar gracias a la Sonda Mariner 10 (¿no le decimos “materia gris” a los cuerpos de células neuronales?).
En astrología siempre se lo menciona como un planeta doble, porque rige a Géminis y Virgo. Géminis son los gemelos que miran para lados opuestos y Virgo es la dualidad de la virgen y la madre (¿es virgen o madre?).
Mercurio
¿Sabías que en Mercurio el planeta, hay una doble alba? ¿Que el Sol puede salir dos veces el mismo día?
¿Sabías que Mercurio mitológico tiene alas en la cabeza y en los pies, lo que significa la capacidad de volar con el pensamiento y llegar a altos niveles de inteligencia además de lo rápido que puede ser con sus pies para recorrer los caminos y transitar los senderos?
Hermes está en el arte de la alquimia: cuando los alquimistas tapaban las botellas para aislar el contenido del contacto con el aire, se decía que la cerraban herméticamente.
Sus símbolos
CaduceoEl caduceo: una vara con dos serpientes entrelazadas y unas alas en los extremos. Las serpientes forman el numero 8, símbolo (en astrología) de la energía psíquica. Ese mismo ocho acostado es símbolo de lo infinito (moebius). Las alas son símbolo de “poder llegar” a las confines del universo y el poder de tener la libertad de hacer y pensar.
Casco con alas en los costados: símbolo de intelectualidad, apertura de pensamiento, estrategia, amplitud de criterio, facilidad en la palabra y sapiencia.
Mercurio es el diario, el papel, el que tiene que llegar más rápido, el comunicador, el linkeador, la internet, la radio, el Messenger, el intercambio, la moneda, el dinero, los reflejos, la agilidad, la escritura, lo social, la inventiva, la lectura, el lenguaje, la lógica, los caminos, la neurona.
Por eso, hoy conmemoramos el Día de la Libertad de Prensa y, desde un lado mitológico, hacemos referencia al dios que protege ambas: la libertad y la prensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.