El eje Géminis-Sagitario es el eje del discípulo y el Maestro. Es un mes que nos trae una conexión con la realidad y estará plagado de aprendizajes. Géminis va a poner primera luego de tanta tierra y nos va a llevar a lugares de comunicación más fluidos.
Aún así, no perdamos el estar con los pies en la tierra, ya que seguimos con muchos aspectos que nos están haciendo revisar nuestro interior.
Será un mes para darnos cuenta que lo que decimos y pensamos se manifiesta, por lo tanto, hay que tener mucho cuidado con lo que se desea y cuidado en la palabra. Que sea el mes de la comunicación no significa que hablemos hasta por los codos, sino que pongamos especial atención a cómo nos estamos comunicando, qué estamos diciendo, si cumplimos lo que decimos o, si pensamos, aquello finalmente llega a ponerse en palabras.
«Si lo que tenés para decir no es más bello que el silencio, entonces calla» dice un proverbio árabe. Los malentendidos a veces se dan, justamente, porque no medimos lo que decimos o pretendemos cada cosa que se dice se entienda como nosotros queremos. Pues bien, la Luna en Sagitario y el Sol en Géminis nos vienen a decir que somos discípulos y maestros, todos y cada uno de nosotros.
El otro es un maestro que nos trae aquello que necesitamos aprender aquí y ahora; nunca dejamos de ser discípulos de la vida misma y su experiencia. Y podemos lograr lo más importante: ser nuestros propios maestros de luz, comprender nuestro estado de divinidad y vivir en armonía de pensamiento, palabra y acción.

Audio completo de la nota