«Siento que cargo con todo, que soy invisible ante los demás, si desapareciera hoy, nadie lo notaría». A tal punto crece este miedo que te impide vivir.

Si nos enfocamos en este miedo a la muerte desde una mirada psicológica, lo estaríamos reconociendo como tanatofobia, que es el miedo persistente, anormal e injustificado a la muerte, y es muy común ya que millones de personas en el mundo lo padecen. Tener cierto temor a la muerte entra dentro de la normalidad, sobre todo, en casos de enfermedades o accidentes pero, ¿cuándo el miedo a morir se convierte en un problema?

Qué levante la mano quien no fantaseó alguna vez con la idea de su muerte. ¿Quién no se sintió un poco nervioso o angustiado al pensar en su propia muerte o la de algún ser querido? ¿Por qué sentimos ese miedo irracional a la muerte? ¿Es normal sentir miedo a morir? ¿Podemos hacer algo para evitar sentir miedo a la muerte?

Nosotros somos conscientes de que ahora mismo, mientras leemos estas líneas, estamos vivos, pero también sabemos que llegará algún día en el que nuestras vidas llegarán a su fin. Pensar en el cierre de nuestros días o en nuestra propia muerte puede provocarnos diferentes sentimientos como terror, angustia, pánico o ansiedad.

El problema comienza cuando este miedo se intensifica tanto que se torna desadaptativo, e irracional en nuestro día a día, creando una fobia con todo lo que se encuentre relacionado con la muerte.

El miedo a la muerte suele ir acompañado de otros miedos como el miedo a la oscuridad, miedo a lo desconocido, miedo a perder el control, miedo al dolor, miedo a la soledad… y todo esto puede hacer que el miedo a la muerte sea muy incapacitante para aquellas personas que lo sufren.

El miedo a la muerte varía entre culturas y países. En la cultura occidental, la muerte se convirtió en un tema considerado tabú, en el que la palabra “muerte” se asocia con definiciones tales como “algo inevitable”, “castigo”, “traspaso”, “la voluntad de Dios”, etcétera. La muerte al tener un carácter desconocido, y al no tener la más remota idea de lo que sucederá después, provoca sobre todo en la cultura occidental miedos relacionados con el más allá, el juicio de Dios, el “cielo y el infierno”, el miedo relacionado con dejar a los seres queridos, el miedo a sufrir dolores y agonías insoportables.

En la cultura oriental, en cambio, la muerte no es tabú porque forma parte de la cotidianeidad. Es entender que a partir del nacimiento de cada persona comienza a transitar una vida hacia la muerte. Es nombrarla, escucharla, integrarla de alguna manera para lograr su aceptación inevitable en este plano de la vida.

Miedo a morir en soledad. Nunca estamos solos. Si no tenemos a alguien físicamente al lado nuestro, estará dentro. En nuestro interior, nuestro corazón, con su espíritu en nosotros, de corazón a corazón. Creo que morir solo es una elección en la vida. ¿Y vos qué pensás?