La Academia Sueca de Ciencias otorgó el reconocimiento del Nobel de Medicina de este año a los biólogos moleculares David Julius y Ardem Patapoutian.

De esta manera, ambos estadounidenses suman sus nombres a la larga lista de hombres destacados en la labor científica, por sus descubrimientos acerca de los receptores de temperatura y tacto, que «nos permitieron entender cómo el calor, el frío, la fuerza mecánica puede iniciar los impulsos nerviosos que nos permiten percibir y adaptarnos al mundo a nuestro alrededor», expresaron desde la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska en la capital del país europeo, Estocolmo.

Al respecto de este trabajo, la investigación determinó cómo los cambios de temperatura afectan en las respuestas del sistema nervioso central. Por ejemplo, el profesor de la Universidad de California, David Julius (New York, 1955), utilizó capsaicina (un compuesto que se encuentra en los pimientos chile) para provocar sensaciones de ardor y así identificar un sensor en las terminaciones nerviosas de la piel que responden al calor. Por su parte, su colega en Scripps Research e investigador del Instituto Médico Howard Hughes, el doctor Ardem Patapoutian (Beirut, Líbano, 1967), usó células sensibles a la presión y, de esta forma, halló una nueva especie de sensores que emiten una respuesta ante estímulos mecánicos no solo en la piel sino, también, en órganos internos. Una de las finalidades de las conclusiones a las que arribaron ambos especialistas es la de combatir el dolor crónico, además de continuar conocer cómo se adapta y modifica el humano a los cambios externos.

Finalmente, vale mencionar que en la última década hubo 21 hombres destacados con el Nobel de Medicina, mientras que solamente 2 mujeres fueron reconocidas con este premio, que incluye la entrega de un millón de euros a las personas que se destacan en los avances científicos.