Se estima que cada día unas 5.000 personas emprenden camino deseosas de huir del colapso económico y la crisis humanitaria que ronda a la nación venezolana. Más de tres millones se fueron en los años recientes. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se espera que esa cifra aumente a más de 5 millones para finales de 2019.

La mayoría de venezolanos viaja a otras partes de Sudamérica. Más de un millón migraron a la vecina Colombia como su nuevo hogar, con medio millón más atravesando ese territorio hacia el sur, camino a Ecuador, Perú Argentina y otros países del Cono Sur.

Plan de integración

Un nuevo plan ayudará a integrar a los venezolanos en 14 países de América Latina, tal como lo anunció la Organización de las Naciones Unidas. La nueva hoja de ruta fue aprobada hace una semana durante una reunión en Buenos Aires, en línea con el Plan de Acción de Quito, y está compuesta por acciones específicas relacionadas con la convalidación de títulos académicos, la lucha contra la trata de personas y la cobertura de atención en salud, entre otras cuestiones.

Acciones específicas

Se prevé la creación de centros de información, recepción, orientación y asistencia a refugiados y migrantes, el establecimiento de una plataforma de orientación y de desarrollo del capital humano, así como el fortalecimiento de los sistemas nacionales de determinación de la condición de refugiado.

También la creación e implementación de una Tarjeta de Información sobre Movilidad Regional, que fue presentada como una de las prioridades para complementar y fortalecer los procesos de documentación y registro a nivel nacional ya existentes o en desarrollo.

Asimismo, se impulsa la creación de un grupo de países e instituciones para colaborar en la mitigación del impacto de la crisis en la región, movilizando recursos que apoyen la ejecución del Plan de Acción de Quito y de la hoja de ruta.

Al respecto, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) reiteraron su apoyo a los países afectados por el flujo de venezolanos e hicieron un llamado a la cooperación internacional y a reforzar sus contribuciones para permitir la continuación de las actuales acciones y la implementación de los proyectos presentados durante la reunión.

Plan de acciones de Quito

«El Proceso de Quito representa un espacio clave para la comunicación y la coordinación entre los Estados. Hay muchas buenas prácticas en la región y los gobiernos se benefician de las oportunidades de intercambio, articulación y armonización. Por tal razón, es crucial seguir ampliando y fortaleciendo la participación de los países de la región en este proceso», asegura Eduardo Stein, representante especial conjunto de la Agencia de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones sobre el éxodo venezolano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.