Este 1° de febrero entró en vigencia en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) la ley que penaliza con la quita de la licencia de conducción a quienes den positivo del test de alcoholemia al volante.

«La medida propone profundizar las sanciones en calle para quienes manejen alcoholizados. Esta propuesta fue diseñada con el apoyo de la Fundación Bloomberg Philanthropies y trabajada en conjunto con las organizaciones de familiares de víctimas en siniestros de tránsito», detalla el comunicado en el sitio de la Secretaría de Transporte y Obras Públicas de la Ciudad. “En CABA, das positivo de alcoholemia y se te inhabilita la licencia. Tenemos que ser firmes: si tomás no podés manejar, es una gran irresponsabilidad, no solamente es un riesgo para el que maneja sino también para todos los demás. Queremos reducir al 50% las muertes por tránsito para 2030 y por ese camino ya estamos avanzando”, manifestó Felipe Miguel, jefe de Gabinete porteño.

La medida tiene como objetivo reducir lo mayor posible los siniestros viales, porque 1 de cada 5 de estos están directamente relacionados con el consumo de alcohol. De esta manera, si una persona supera los 0,5 gramos por litro de alcohol en sangre en el testeo, estará totalmente inhabilitada de conducir un vehículo por un lapso que va desde los 2 meses hasta los 2 años. Además, la multa se complementa con un pago desde 8.000 hasta 106.000 pesos, según la cifra que arroje el dispositivo de control.

Asimismo, entre las estadísticas del Gobierno de la Ciudad en 2021 se conoce que casi el 85% de los resultados con alcoholemia fueron en hombres, mientras que las mujeres abarcan el restante 15%. Por otra parte, se realizaron 338.311 controles, de los cuales 1,7% dieron positivo con un promedio de 0,87 gramos de alcohol por litro.

Finalmente, la Secretaría de Transporte aclaró que no son excluidas las licencias que estén registradas en otros distritos: también se encontrarán bajo las regulaciones de CABA.

Deja una respuesta