A la ya declarada emergencia energética, el gobierno de Mauricio Macri le sumó una más. Ahora el área declarada en emergencia es la de seguridad. La funcionaria a cargo de esa cartera, Patricia Bullrich, declaró que la adopción de esta medida «permitirá actuar con celeridad en cuestiones fundamentales para el país, como en el tema de las fronteras y el narcotráfico».
La decisión se tomó en la primera reunión del Consejo de Seguridad Interior tras la asunción del nuevo gobierno y fue aprobada de manera unánime. En el encuentro participaron, además de Bullrich, el titular del Consejo, Gerardo Millman; los ministros de Seguridad provinciales, secretarios y subsecretarios nacionales del área; los jefes de la Policía Federal, de la Gendarmería Nacional, de la Prefectura Naval y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria; el gobernador de la provincia de San Luis, Alberto Rodríguez Saá; y autoridades de la Sedronar.
Tras el conclave, la ministra Bullrich dio a conocer los lineamientos de su gestión de las medidas a adoptar como esta emergencia. La funcionaria anunció que se reasignarán fondos para combatir la inseguridad y el narcotráfico y se crearán las secretarías de Seguridad Interior y Fronteras. Bullrich explicó «que aquellas provincias que tienen problemáticas de narcotráfico y trata son prioritarias y estarán más custodiadas». En ese sentido, se pidió a los funcionarios provinciales que dieran a conocer «el cuadro de situación actual de sus respectivos distritos así como sus principales inquietudes y demandas a fin de establecer y coordinar mecanismos de acción conjunta».
«Le propusimos el cambio jerárquico al presidente Mauricio Macri para que sea Secretaría de Estado. Con esto habrá tareas de manera permanente, sostenida, a través de comisiones. Hemos creado una Secretaría de Fronteras porque consideramos que aquellas provincias que tienen problemáticas de narcotráfico y trata son prioritarias y estarán más custodiadas», dijo Bullrich. «En la Secretaría de Seguridad Interior buscamos que los modelos de policía sean cada vez más homologables con absoluto respeto al federalismo. Queremos que las fuerzas federales tengan una capacitación de calidad», expresó. Además, subrayó que es necesario «tener estadísticas criminales y modelos para medir la calidad educativa policial, lo mismo con programas de seguridad ciudadana».
Asimismo, la Ministra remarcó la «necesidad de tener estadísticas criminales y modelos para medir la calidad educativa policial, lo mismo con programas de seguridad ciudadana». Además, manifestó que «queremos trabajar la seguridad de las grandes ciudades en forma diferente a la de pequeños pueblos. Todo aquello que haya sido positivo lo vamos a continuar». También exhortó a las provincias a respaldar la adopción de la emergencia en seguridad nacional y consideró que «en la medida en que el delito se modifica con rapidez, las fuerzas se tienen que adaptar», y señaló que la medida permitirá reforzar la presencia del Estado en los lugares más peligrosos.
Por su parte, el ministro bonaerense de Seguridad, Cristian Ritondo, adelantó que la gobernadora María Eugenia Vidal envió a la legislatura provincial el proyecto que declara la Emergencia en Seguridad «por un año, con el objetivo de resguardar la integridad física y los bienes de las personas».
«La emergencia nos permitirá reorganizar y planificar los aspectos de gestión, potenciar las Áreas Operativas y dotar a los organismos estatales de los instrumentos que permitan adquirir el equipamiento y realizar las obras para el desarrollo de una acción más eficaz en materia de seguridad», añadió Ritondo.
Finalmente, Gerardo Millman señaló que «las provincias se han mostrado conformes» con la medida que propone avanzar en la «radarización de las fronteras» para «derrotar el narcotráfico y la inseguridad ciudadana».