Un primer plano a las relaciones afectivas

Ganadora del Premio al Mejor Film de la Competencia Nacional en esta última edición del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI), «El Cambio de Guardia» de Martín Farina emerge como un incisivo y dinámico fresco sobre las relaciones fraternales de un grupo de amigos de más de 40 años, desde su inserción allá por 1977 en el Regimiento de Patricios, servicio militar mediante, en el cual está incluido su padre, Beto Farina.

Una gran virtud acompaña a este cineasta, y es su capacidad de registrar, observar e invisibilizar su cámara, permitiendo de esta manera que sus criaturas se tornen espontáneas, humanas, escudriñadas en su emoción, su verborragia y su necesidad de fijar posición ideológica.

El grupo en cuestión se reúne todos los años frente al Cabildo para presenciar la ceremonia del cambio de guardia, como una manera de celebrar ese mítico punto de partida de esta larga convivencia, la cual también se expresa a través de asados, cumpleaños, reuniones familiares. Y es tan sólido ese lazo, que hasta soporta y contiene las ausencias prolongadas de Juan, uno de sus miembros o, incluso, la emigración a Estados Unidos de otro de ellos.

La vuelta de Juan es lo que marca la consolidación de la grieta política. Mientras este sostiene al macrismo, Luco aparece como un acérrimo kirchnerista. Las discusiones van en franco ascenso y parecen dominar toda la escena social, envolviendo a todo el grupo de ex soldados.

Pese a ello, el film sostiene y apuesta por la amorosidad (sus protagonistas también) esparciendo convivencia y tolerancia por sobre enfrentamientos, instalando a sus protagonistas en situaciones que trascienden lo meramente discursivo y pasional para establecer ejes de unidad y fraternidad.

Una década parece haber llevado ese registro que, claramente, no abarca esta última gestión, dejando a los espectadores con muchos interrogantes acerca de cómo hubiera sido la interacción de estos apasionados compañeros de ruta en situaciones sociales más extremas.